Leyvachelys cipadi, una nueva especie de tortuga sandownidae del Cretácico inferior de Colombia



Faltan pocos días para despedir este año 2015, un año que pasará a la historia de la Paleontología colombiana como uno de los más importantes gracias a la descripción de nuevas especies fósiles,  un trabajo que con orgullo ha sido realizado principalmente por investigadores colombianos en colaboración con científicos extranjeros y que ha involucrado a instituciones públicas y privadas tanto nacionales como extranjeras. Pero de entre todas estas instituciones hay que destacar la labor que lleva a cabo desde hace 3 años el Centro de Investigaciones Paleontológicas de Villa de Leyva, que cuenta con una serie de profesionales que se encargan de perpetuar el legado del Dr. Carlos Padilla, convirtiendo al C.I.P. en uno de los laboratorios más avanzados de Latinoamérica en cuanto a preparación de fósiles se refiere.
En primer plano una tortuga Leyvachelys cipadi captura un cangrejo con su pico,mientras dos tortugas de la misma especie están en un pequeño estanque situado a la orilla de un pequeño rio, un ammonite queda varado en la playa, mientras dos braquiosauridos de la especie Padillasaurus leivaensis caminan por la costa del mar interior de lo que actualmente es Villa de Leyva hace 120 millones de años. Reconstrucción realizada por el artista argentino Jorge Blanco.

Y que mejor que terminar este año comentando las principales características de la última especie descrita en nuestro país, esta vez se trata de otra tortuga, también proveniente de La Formación Paja aunque diferente de su contemporánea Desmatochelys padillai, considerada la tortuga marina más antigua descrita hasta la fecha.
Leyvachelys cipadi, una tortuga sandownidae de hábitos durófagos del Cretácico inferior de Colombia
Testudines
Pan-Cryptodira
Sandownidae
Leyvachelys cipadi 

Leyvachelys cipadi expuesta en el Centro de Investigaciones Paleontológicas de Villa de Leyva


Las tortugas Pan-Cryptodiras presentan una alta diversidad y una distribución global que abarca una gran variedad de adaptaciones ambientales (ambientes costeros, litorales, terrestres y de agua dulce). Dentro de las Pan-Cryptodiras, las Sandownidae constituyen un grupo especial de tortugas que habitaban los ambientes costeros marinos y poco profundos a lo largo de la costa del Océano Atlántico y que incluye los siguientes taxones: Sandownia harrisi del Cretácico Inferior (entre 125 y 122 millones de años) de la isla de Wight, Inglaterra, Angolachelys mbaxi del Cretácico Superior de Angola, hace entre 94 y 90 millones de años y Brachyopsemys tingitana del Paleoceno Inferior (entre 65 y 62 millones de años) de Marruecos, y una serie de cráneos provenientes de La Formación Glenn Rose, Texas, Estados Unidos, conocidos como “Las tortugas de Glen Rose”.
La posición filogenética y las afinidades más estrechas de las Sandownidae dentro de las Pan-Cryptodiras siguen siendo muy controvertidas, no obstante interpretaciones anatómicas y paleoecológicas de los Sandownidae sugieren que practicaban un tipo de depredación conocida como durofagia, la cual consiste en alimentarse de organismos que presentan un esqueleto duro mineralizado, ya sea concha o exoesqueleto. En el estudio, se plantea la posibilidad que aunque las tortugas Sandownidae habitaran ambientes poco profundos, estaban adaptadas para ambientes marinos abiertos como otros linajes de tortugas.
Las tortugas Sandownidae eran una familia de tortugas conocidas del Cretácico inferior al Paleoceno que por varias décadas solo se han conocido gracias a restos craneales y a muchos elementos post craneales fragmentarios. En este estudio llevado a cabo por el paleontólogo colombiano Edwin A. Cadena, se describe la tortuga Sandownidae más antigua y más completa descrita hasta el momento, y el primer registro para América del Sur. Fue descubierta en el año 2009 y sus restos incluyen el cráneo articulado, la mandíbula inferior y restos postcraneales, caparazón casi completo que conserva diez vértebras dorsales, tres vértebras cervicales, húmero derecho y coracoides, ambos fémures, tibia y cintura pélvica y dos vértebras caudales hallados cerca de Villa de Leyva en rocas de la Formación Paja, cuya antigüedad se remonta al Cretácico inferior (Barremiano superior – Aptiano inferior) hace 120 millones de años.
La nueva especie es bautizada como Leyvachelys cipadi en honor a Villa de Leyva, lugar donde fue hallada y al C.I.P., donde fue preparada y donde se encuentra actualmente exhibida.

Leyvachelys cipadi expuesta en el Centro de Investigaciones Paleontológicas de Villa de Leyva


L. cipadi  se diferencia de todas las demás Sandownidae por el premaxilar (Hocico) bien definido, el cual usaría para alimentarse de moluscos, artrópodos y cangrejos.
Cabe destacar que los cráneos de Sandownidae provenientes de La Formación Glenn Rose, Texas, Estados Unidos, no presentan diferencias morfológicas con L. cipadi, por lo que se asignan también como pertenecientes a la nueva especie descrita en Colombia, ya que a pesar de haber sido estudiados con anterioridad, no habían recibido un nombre científico de manera oficial.
Las características morfológicas más relevantes de L. cipadi  indican que sus hábitos eran similares a los de las tortugas de agua dulce y que no estaba diseñada para llevar una vida adaptada a vivir totalmente en mar abierto como su contemporánea Desmatochelys padillai, aunque sí podrían compartir el mismo territorio de caza, aprovechando la abundancia de los mares poco profundos o litorales costeros. Gracias al registro fósil sabemos que la zona donde fueron halladas ambas especies, era rica en moluscos, principalmente ammonites algunos de los cuales se han encontrado asociados al caparazón de L. cipadi.

Las tortugas Desmatochelys padillai (izquierda) y Leyvachelys cipadi (derecha) expuestas en el Centro de Investigaciones Paleontológicas de Villa de Leyva.

Las pruebas sugieren la existencia de zonas litorales costeras casi continuas entre el norte de América del Sur y el golfo de México que podrían haber servido como corredores para la dispersión y/o migración de vertebrados marinos o de hábitos costeros como L. cipadi  lo que explica su presencia en La Formación Glen Rose, Texas (U.S.A.) y La Formación Paja, Villa de Leyva (Colombia). Si a estos datos le sumamos además los demás taxones hallados para las Sandownidae, y que incluyen puntos como la isla de Wight en Inglaterra, Angola y Marruecos, podemos suponer que esta radiación se debió a la apertura del océano Atlántico que ya había empezado a formarse tras la separación de América y África hace aproximadamente 150 millones de años tras la fragmentación del supercontinente Pangea.

Mapa donde se muestran los hallazgos de Leyvachelys cipadi en La Formación Glen Rose (USA) y La Formación Paja, Colombia. Modificado de Cadena, E. 2015. The first South American sandownid turtle from the lower Cretaceous of Colombia.

Referencias:
Cadena, E. 2015. The first South American sandownid turtle from the lower Cretaceous of Colombia.



Fotografías Centro de Investigaciones Paleontológicas de Villa de Leyva.
 
Todas las imágenes y fotografías aquí publicadas son propiedad de sus respectivos autores.




Comentarios

Entradas populares