martes, 18 de noviembre de 2014

Brachauchenius, un superpredador de los mares cretácicos



Varias de las entradas de este Blog están dedicadas a los reptiles marinos que han sido hallados en los alrededores de Villa de Leyva, entre los que son especialmente abundantes los restos de pliosaurios, caracterizados por su cuerpo robusto, cabeza grande con enormes y potentes mandíbulas que alojaban grandes dientes cónicos,  Un cuello corto que potenciaba su mordida y cuatro aletas que funcionaban como remos que le daban mucha velocidad, lo que los convertía en uno de los grandes depredadores de los mares cretácicos, si bien es cierto que su origen se remonta al triásico superior.
Los pliosaurios estaban completamente adaptados a la vida marina y estaban ampliamente distribuidos temporal y geográficamente durante el Jurásico y el Cretácico. Compartían hábitat con otras muchas especies que seguramente hacían parte de su dieta: plesiosaurios, ictiosaurios, tortugas marinas, peces y ammonites. Una de esas especies de pliosaurios gigantes que han sido encontradas en Villa de Leyva y de la que hablaremos en esta entrada es Brachauchenius, hallado en rocas de la Formación Paja (Barremiano, Cretácico inferior).
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Superorden; Sauropterygia
Orden: Plesiosauria
Suborden: Pliosauroidea
Familia: Pliosauridae
Genero: Brachauchenius
Especie: Brachauchenius sp. 


Lugar de excavación del esqueleto de Brachauchenius, pliosaurio del Cretacico inferior hallado en Villa de Leyva. Tomado de "Considerations on a Brachauchenius skeleton (pliosauroidea) from the lower Paja Formation (late Barremian) of Villa de Leyva área (Colombia).


Los restos hallados a principios del año 2004 y descritos por Oliver Hampe del Museo de Historia Natural de Berlín comprenden un esqueleto prácticamente completo, que incluye el cráneo bien conservado aunque tiene la región occipital dañada. También se conservaron las 13 vértebras cervicales del cuello, así como el tronco del cual se preservan 20 vértebras dorsales, las costillas y unas pocas vértebras sacras además de los dos miembros anteriores y un miembro posterior, por el contrario al esqueleto le falta la parte posterior de la aleta pélvica y las vértebras caudales (cola). 
Las mandíbulas que están en buen estado de conservación albergarían 30 pares de largos dientes afilados que usaría para capturar y devorar  a sus presas, una de las cuales parece haberse fosilizado con él, pues se advierte entre sus vértebras dorsales la presencia de una vértebra de un pez teleósteo de la que pudo ser su última comida.
Una de las similitudes del Brachauchenius de Villa de Leyva con otros pliosaurios de gran tamaño como Liopleurodon ferox del Callovian de Inglaterra, Brachauchenius lucasi del Cenomiano/Turoniano de Kansas y algunas otras especies de pliosaurios es el estrechamiento gradual del hocico a diferencia de la forma de cuchara del cráneo del pliosaurio Rhomaleosaurus,

La importancia del hallazgo de Brachauchenius en Colombia consiste en que representa la primer evidencia del género fuera del mar interior occidental de Norte América y de que se trata de la primera reaparición de pliosaurios no rhomaleosáuridos después del intervalo Berriasiano-Hauteriviano, las razones de la ausencia de estos pliosaurios en el registro fósil aún no están resueltas.
Como comentario final indicar que algunos investigadores como Williston (1907) y Carpenter (1996) sugieren que Brachauchenius está estrechamente relacionado con la especie Kronosaurus, otro pliosaurio gigante que también ha sido hallado en nuestro país y en Australia y con el pliosaurio del jurásico Liopleurodon.


Dos especies de Liopleurodon en los mares del jurásico medio de lo que es el actual norte de Europa

Referencias
Hampe Oliver. 2005. "Considerations on a Brachauchenius skeleton (pliosauroidea) from the lower Paja Formation (late Barremian) of Villa de Leyva área (Colombia)". Fossil Record - Mitteilungen aus dem Museum für Naturkunde in Berlin 8 (1): 37-51.
Wikipedia

Todas las imágenes y fotografías aquí publicadas son propiedad de sus respectivos autores







sábado, 1 de noviembre de 2014

Carnívoros extintos, Chapalmalania, un prociónido del Plioceno de La Guajira


Una breve introducción

Los prociónidos (Procyonidae) son una familia de mamíferos placentarios del orden Carnívora exclusivamente del continente americano (los podemos encontrar desde Canadá hasta la Argentina) e incluye a los actuales mapaches y coatíes.

El Coatí, un prociónido actual. Foto sacada del sitio Flickr

Su origen se remonta al Oligoceno superior de Europa, mientras que el primer registro fósil en Norte América, - donde tuvieron una gran distribución -, lo encontramos en el Mioceno inferior de la Formación Harrison.
En Suramérica los encontramos en rocas del Mioceno superior de Argentina y ahora en el Plioceno superior de Colombia y Venezuela, esta evidencia indica que la entrada de los prociónidos se produjo al menos en dos ocasiones diferentes, una antes del Gran Intercambio Biótico Americano, y otra después, al completarse el levantamiento del istmo de Panamá, sin duda otro indicador de lo complejo que fue el intercambio faunístico entre el norte y el sur de América.
Los nuevos hallazgos de prociónidos suramericanos

Distribución geográfica del Oligoceno al Plioceno de los prociónidos fósiles. Tomado de Hunt 1996

La primera especie de prociónido descubierta en Suramérica fue hallada en Argentina y fue descrita en 1885 por el científico argentino Florentino Ameghino,  data de hace 7,5 - 5 millones de años y recibió el nombre de Cyonasua, que significa "Coatí - Perro" debido a las características que le asemejan a ambos animales. Nuevos restos hallados recientemente en Venezuela son identificados como Cyonasua del Plioceno superior de la Formación San Gregorio en el estado Falcón, muy cerca de donde se encuentra ubicado el reconocido yacimiento paleontológico de Urumaco. Se estima que el animal pesaría entre 3 y 13 kilogramos de peso.

Sitios donde han sido descubiertos los nuevos restos de prociónidos. tomado de “Carnivorans at the Great American Biotic Interchange: new discoveries from the northern neotropics”.

Chapalmalania, el prociónido de la Guajira colombiana


Con respecto a la especie hallada en Colombia se trata de Chapalmalania, un prociónido procedente de la Formación Ware, Castilletes, Alta Guajira, un sitio muy rico en fósiles donde también se han hallado tiburones, rayas, peces, cocodrilos, tortugas y algunos mamíferos (roedores, Xenarthra, Notoungulados, Litopterna y artiodáctilos).

Los restos hallados comprenden piezas dentales fragmentarías que permiten confirmar la relación de este nuevo hallazgo con las especies argentinas halladas en las provincias de Buenos Aires y Mendoza.
Era un prociónido grande de unos 1,5 m de longitud de cola corta y de aspecto similar a un oso panda gigante, se estima que el Chapalmalania hallado en la Guajira tendría una masa cercana a los 22 kilogramos.
Se cree que Chapalmalania evoluciono de Cyonasua, el cual tal y como lo comentamos antes, ingreso a Suramérica en un primer momento hace 7 millones de años, antes del GIBA.


Las diferencias entre Cyonasua y Chapalmalania radican claramente en su tamaño, siendo los primeros entre un 30 y un 50% más pequeños que los ejemplares de Chapalmalania.

El reciente estudio de estos nuevos especímenes de Cyonasua y Chapalmania del Plioceno del norte de Suramérica llenará parcialmente el vacío en el registro fósil para esta parte del continente ya que su registro fósil es poco común, pero así mismo nos plantea la pregunta si es una división en el registro fósil o si por el contrario los prociónidos utilizaron la cordillera de los Andes como un corredor migratorio, primero para migrar a la zona templada del sur del continente, y posteriormente para moverse a las zonas bajas de los trópicos como lo indican los hallazgos de Colombia y Venezuela. Recordemos que el levantamiento de la parte norte y central de la cordillera de los Andes ocurrió en el intervalo de hace 10 a 6 millones de años y ya estaba habilitada como ruta de migración.
Hemos de anotar que estos restos han sido hallados en expediciones conjuntas realizadas por el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (Panamá), en colaboración con la Universidad del Norte (Colombia), Investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet, Argentina), la Universidad de Saskatchewan (Canadá) y la Universidad de Zürich (Suiza).

Fotografía del grupo de investigadores en Castilletes, Alta Guajira de Venezuela y Colombia. (Imagen propiedad de Edwin Cadena)


Referencias
 “Carnivorans at the Great American Biotic Interchange: new discoveries from the northern neotropics”. Analia M. Forasiepi,  Leopoldo H. Soibelzon, Catalina Suarez Gomez, Rodolfo Sánchez, Luis I. Quiroz, Carlos Jaramillo, Marcelo R. Sánchez-Villagra. Naturwissenschaften, 1-10. DOI 10.1007/s00114-014-1237-4. [Última consulta 01.11.2014] 

Cristina G. Pedraza. Dientes fósiles de carnívoros extintos aportan nuevos datos sobre el Gran Intercambio Americano. NCYT/ DICYT. 29.092014 (http://noticiasdelaciencia.com/not/11528/dientes-fosiles-de-carnivoros-extintos-aportan-nuevos-datos-sobre-el-gran-intercambio-americano/) [última consulta 01.11.2014]
Imágenes de Chapalmalania sacadas de la web http://prehistoric-fauna.com/
Wikipedia
 
Agradecimientos:
Quiero agradecer de forma muy especial a Catalina Suarez Gómez, co-autora del  artículo científico, por haber compartido con nosotros el Paper con la publicación del estudio. 

Todas las imágenes y fotografías aquí publicadas son propiedad de sus respectivos autores





Peces devónicos de Colombia, diversidad en los mares y ríos de hace 410- 355 millones de años.

Cada período en el que se divide la historia geológica de nuestro planeta nos cuenta un capítulo importante en la evolución de la vida, y ...