lunes, 28 de abril de 2014

Un nuevo Mastodonte en Buesaco, Nariño



Ya hemos comentado en entradas anteriores, algunos hallazgos de mastodontes en el departamento de Nariño, como los de Arboleda Berruecos o los de la Meseta Mercaderes que unidos a los realizados en el municipio de Bolívar provincia de Carchi en el norte del vecino Ecuador, parece indicarnos grandes rutas migratorias de norte a sur a través de la cordillera de los Andes de estos grandes animales, tal y como lo hacen los elefantes africanos en la actualidad.

Cazando al Mastodonte. Ilustrador Zdenek Burian “The Age of Monsters, 1966”, una imagen que con total seguridad se dió en nuestro pais.

En esta ocasión informamos del hallazgo en el corregimiento de San Antonio de Padua, municipio de Buesaco. Si bien no es mucho lo que dice la publicación con relación a que clase de restos son los que se han descubierto, si podemos decir que no es la primera vez que se encuentran fósiles en este municipio; antes de dar la noticia más actual debemos mencionar que en la vereda Santa Fé, perteneciente también a Buesaco, se hallaron restos fragmentados de costillas de mastodontes y además vamos a dar a conocer una noticia sobre otro hallazgo de hace exactamente diez años, a continuación los respectivos artículos;
La arqueología esta de buenas
En Nariño
Los pobladores de Buesaco encontraron, durante los trabajos de ampliación de una carretera, un extraño fósil que a primera vista parece hacer parte del cráneo de un animal gigante.
La pieza permanece hace seis meses cubierta por ocho tablas, en la pared de una ladera mordida por una retroexcavadora cuando realizaba trabajos de ampliación de la única vía de acceso que existe en esa zona conocida como Loma de las Minas, a dos horas de camino desde el casco urbano.
Gran parte de la osamenta que apareció ese día bajo la acción de la máquina cayó a lo profundo de un abismo. En esa época nadie se percató de lo que había, pero ahora empezaron a caer partes del esqueleto y creemos que se trata de algo importante para la humanidad, dice Noé Gómez, un campesino de ese lugar en los límites entre Nariño y Putumayo.
Muchos son los campesinos que aseguran que a su paso por Loma de las Minas se encontraron huesos, que recogieron, pero que con el tiempo y luego de manipularlos se han deshecho.
Para la antropóloga Claudia Afanador, de la Universidad de Nariño, se trata de algo extraordinario, pero es mejor esperar los resultados de las investigaciones científicas.
De hecho a una hora de camino de Loma de las Minas, montaña arriba, se encuentra la Jubanguana, en donde se da inicio a una enorme planicie, que según los campesinos, podría ser el lugar sagrado de comunidades aborígenes hasta ahora desconocidas.
Hasta allá han llegado expertos guaqueros que aseguran haber encontrado cementerios indígenas de los cuales extraen los infieles (todos los elementos más preciados con los que eran enterrados los difuntos) y desechan el resto del entierro.
Jubanguana es una palabra que hace parte del dialecto del pueblo Kamentsá que habita entre los municipios de Santiago, Colón y Sibundoy en el alto Putumayo. Según narraciones históricas, este grupo se reunía en apartados lugares durante varios días en diferentes meses del año para darle gracias a Bengbe Betsá (Nuestro gran Creador) y reflexionaba sobre Bengbe Betsetfangbe Jajañám (la chagra de nuestros Mayores), en ritos milenarios.
Referencia Web
La Arqueología está de buenas. (*) Periódico el Tiempo. 29 de abril de 2004 (http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-1531478)   [Última consulta 28.04.2014]
*El articulo completo habla de varios hallazgos que no vienen al caso, solo he hecho mención al hallazgo en Buesaco que es el que nos interesa.

Mastodonte provoca revuelo en San Antonio

Los dos especialistas del Museo Arqueológico Nacional, Marie Joelle Giraud López y Gerardo Vargas, permanecen desde este miércoles en la zona del hallazgo arqueológico buscando nuevos restos y definiendo las pautas de manejo en la zona.
Las excavaciones que hace dos meses iniciaron en el corregimiento de San Antonio de Padua, Buesaco, para colocar las redes de acueducto y alcantarillado de un proyecto de vivienda popular, se convirtieron de la noche a la mañana en una oportunidad para salir de la pobreza.
Ayer la comisión de expertos enviada desde Bogotá por el Instituto de Investigaciones Geológico Mineras, Ingeominas, confirmó que en efecto, los restos hallados en la zanja que los trabajadores abrieron corresponden a un miembro de las familia de los gonfoterios, es decir, a un mastodonte.


Pese a que se trata de la primera verificación oficial sobre este asunto, la noticia sobre la presencia de los dos expertos generó una reacción masiva que se prolongó hasta la cabecera del municipio de Buesaco, en donde los funcionarios de la Administración local se mostraron dispuestos a emprender un proceso de transformación cultural que beneficie a los pobladores del sector en donde se produjo el hallazgo.
Los dos especialistas del Museo Arqueológico Nacional, Marie Joelle Giraud López y Gerardo Vargas, emprendieron de inmediato las actividades de campo para verificar si la zona forma parte de una de las rutas migratorias de este tipo de animales, que habitaron en el planeta hace más de 10 mil años.
Todo indica que, en efecto, esta región ocupa un espacio importante en el camino que las manadas cubrían de norte a sur a través de la zona cordillera del norte de lo que hoy es Suramérica. De ahí que haya coincidencias con los hallazgos producidos en zonas como Berruecos y Mojarras, para citar solo un par de situaciones.

Tarea integral

Si bien los dos expertos enviados no están autorizados para emitir declaraciones a los medios de comunicación, en su conversación con miembros de la comunidad dejaron entrever que la intención es promover todo un proceso de cambio entre la comunidad involucrada frente a lo que implica un hallazgo como este.

La idea es plantear y comenzar a desarrollar iniciativas de difusión informativa alrededor de los mastodontes, de manera que la comunidad conozca toda la información posible para que a partir de ahora, los procesos formativos, por ejemplo en colegios y escuelas, contengan en los currículos espacios para la formación, la aplicación de conocimientos relacionados y la formulación de iniciativas que pudieran alimentar este procedimiento.

La posibilidad, por ejemplo de montar un parque temático, un museo o una idea similar, significaría de entrada una alternativa cultural, pero también económica, pues se habla de contar con un medio para el desarrollo de toda la región, lo que se debe traducir en generación de empleo y más opciones para los empresarios que deseen invertir en restaurantes, hoteles, paradores, etc.



Promotor cívico

El líder de esta iniciativa es Eduardo Estupiñán, un pensionado oriundo de Ipiales que ha vivido la mayor parte de su existencia en Bogotá. Por problemas respiratorios y buscando un lugar más apacible para pasar su edad adulta, terminó viviendo en la vereda San Antonio de Buesaco y a partir de esa idea ha ido ganado un espacio de respeto, pues desde que llegó ha demostrado que quiere trabajar por la comunidad.

Fue en él que confiaron los habitantes del sector para que emprendiera inicialmente la tarea de confirmar a qué tipo de ser viviente pertenecían los restos hallados en la zanja y luego cómo proceder ante una situación de estas.

Estupiñán se cansó de buscar en Pasto gente que le pusiera cuidado a la información que llevaba y a los restos que portaba en una pequeña bolsa. Por eso decidió emprender su tarea en Bogotá, en donde por fortuna encontró personas que le pusieron cuidado a sus palabras y por esa razón es que hoy están en Nariño los dos especialistas que esperan dejar sembradas en la región muchas inquietudes lúdicas, culturales y sociales alrededor de esta materia.

Una oportunidad valiosa

La líder comunitaria en la vereda San Antonio, Fanny Santacruz, siente que aunque las obras del proyecto de viviendas de interés social se ha parado debido a esta situación, “se trata de una gran oportunidad que hoy tienen todos los habitantes de esta región que se han visto muy afectados económicamente por la crisis agropecuaria”.

La señora Santacruz y los demás promotores en la zona están dispuestos a promover todas las tareas de promoción de conocimientos relacionados con los mastodontes y en general de toda la prehistoria. “Saber que ahora podemos contar con una herramienta que nos ayude a enfrentar las dificultades y que además le traiga una oportunidad de formación y educación a nuestros jóvenes es muy valioso y debemos aprovecharlo”.



Alcaldía dispuesta

El secretario de Desarrollo Comunitario de la alcaldía de Buesaco, Juan Carlos Reyes, dijo a DIARIO DEL SUR que la Administración se encuentra lista y dispuesta para enfrentar un proceso de difusión cultural y social de manera “que toda la comunidad asuma una actitud positiva frente a este suceso y lo que se puede desprender de allí”. “Trataremos de darle a esta oportunidad el mejor tratamiento posible para que sea la comunidad la que se beneficie”, sostuvo.

Cambios en colegios

La iniciativa que trajeron los funcionarios nacionales busca que se introduzcan cambios en los procesos y contenidos educativos y formativos, de manera que los niños y jóvenes asimilen la importancia del hallazgo arqueológico y entiendan que se puede aprovechar de la mejor manera en beneficio de todos. Así lo estiman los líderes de la región, empezando por los miembros de la familia Burbano que están decididos a apoyar de lleno la iniciativa.

Arreglo de vías

La Administración local está desarrollando un proyecto de pavimentación de la vía principal en el corregimiento de San Antonio. Se trata de una iniciativa de más de 450 millones de pesos que debe facilitar la movilidad en este sector, en especial ahora que se esperan muchos visitantes tras el hallazgo arqueológico. Las obras deben estar concluidas en unos tres meses y cuenta con personal oriundo de la región.

Museo en formación

La idea de utilizar las instalaciones del centro educativo de San Antonio para instalar un museo arqueológico es una de las primeras que comenzaron a estudiar los líderes comunales y las autoridades administrativas en Buesaco. No es una tarea fácil, pues habría que hacer los acondicionamientos necesarios y medir el impacto que esto tendría sobre los procesos educativos en la zona. Pero lo importantes es no perder el ímpetu que se ha despertado tras el hallazgo de los restos.



Ruta continental

Si se confirma que el sector del corregimiento de San Antonio formaba parte de la ruta continental de migración de los mastodontes, es muy posible que en el sector existan más restos de estos animales, por lo que se haría necesaria una intervención más decidida del Gobierno Nacional a través de los estamentos especializados. Lo que sí es claro es que esta situación traería cambios radicales para la vida en la región.


Referencia Web
Mastodonte provoca revuelo en San Antonio. HSB Noticias.14 de noviembre de 2013 (http://208.109.107.145/hsb22/vernoticia.asp?ac=Mastodonte-provoca-revuelo-en-San-Antonio&WPLACA=83958)   [Última consulta 28.04.2014]


Galería fotográfica

Fotografías de la excavación sacadas del Blog http://conozcamoselmastodontedesanantonio.blogspot.com.es














Fotografías de la excavación realizada por el Servicio Geológico Colombiano, (Museo Geológico Nacional José Royo y Gómez), en el lugar del hallazgo.








Nota final y agradecimientos:

Quiero agradecer al Dr. Mauricio Pardo por compartir las fotografías de la excavación con nosotros, así como por comentarme que a falta de un estudio más detallado, del ejemplar aún no se sabe si pertenece a la especie Stegomastodon o a la especie Cuvieronius, estaremos atentos a la descripción cioentífica del hallazgo.

Todas las imágenes y fotografías aquí publicadas son propiedad de sus respectivos autores.



lunes, 21 de abril de 2014

Fauna de La Venta, Tortugas



Una de las especies fósiles más abundantes y mejor conservadas en la fauna de La Venta son  las tortugas, de las cuales se registran varias familias, siendo las más comunes aquellas de hábitos semi-acuáticos, aunque también se han hallado tortugas terrestres. 

Chelus colombiana en los afloramientos del sector conocido como “Los Hoyos”, en el desierto de La Tatacoa.
 
 Cabe destacar que los fósiles más antiguos de tortugas se remontan al triásico, hace aproximadamente 220 millones de años, lo que las convierte en uno de los grupos de reptiles más antiguos y exitoso que existe, más antiguo aún que los lagartos y las serpientes.
 
Una breve introducción;

Las tortugas o Testudines, son animales ovíparos que como todos los demás reptiles, regulan su calor corporal en función de la temperatura ambiente (ectotermia). Son ovíparas y las encontramos en tierra firme, en cursos de agua dulce y en mares y océanos de todo el mundo. Su principal característica es el caparazón que cubre y protege los órganos internos de su cuerpo.

El orden de las Testudines se divide en cuatro subórdenes, dos de los cuales se hallan extintos (Paracryptodira y Proganochelydia), mientras los otros dos subordenes, Cryptodira y Pleurodira, son aquellos a los que pertenecen las tortugas no solo de La Venta si no también otras posteadas en este Blog con anterioridad como Puentemys mushaisaensis, Carbonemyscofrinii y Cerrejonemys wayuunaiki Pleurodiras de la Fauna del Cerrejón (Paleoceno), Notoemys zapatocaensis Pleurodira del triásico inferior de Zapatoca (Santander) y Kinosternon, Cryptodira de la Fauna de Pubenza (Pleistoceno).

Las Pleurodiras son conocidas comúnmente con el nombre de “tortugas de cuello de serpiente” por la forma que tienen de replegar la cabeza doblando su largo cuello de forma lateral al cuerpo. En este suborden encontramos las familias Chelidae y Podocnemidae que habitaron el mioceno medio de La Venta, siendo las Podocnemidae las más abundantes. 

Ambas familias son de hábitos omnívoros y semiacuáticos y habitan cursos de agua dulce de Madagascar y Suramérica. 


Pleurodira
    Chelidae
             Chelus colombiana

Vista superior del caparazón de C. colombiana, espécimen 78672 (UCMP)
  
La familia Chelidae comprende una familia de tortugas de agua dulce distribuidas en Australia, Nueva Guinea y Suramérica.  
Dentro de la familia Chelidae, el género Chelus está representado por una única especie viva, Chelus fimbriatus más conocida como matamata y dos especies extintas, Chelus lewisi del mioceno de Venezuela y Brasil y Chelus colombiana, del mioceno medio de La Venta.

Chelus fimbriatus habita en ríos de cauce lento, prefiere aguas calmadas y poco profundas, ciénagas y pantanos. La encontramos en los bosques tropicales del oriente de Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, sur de Venezuela y Guayanas y al norte y centro de Brasil.
Recordemos que este tipo de hábitat es el que se supone para la Fauna de La Venta.

Reconstrucción de C. colombiana, cortesía Zimices ©

 
C.fimbriatus, más conocida como matamata

Chelus colombiana es descrita gracias a un caparazón casi completo y piezas óseas halladas en La Venta y más recientemente, restos hallados en la localidad de Pubenza, Cundinamarca (Formación Barzalosa) que constan de huesos del plastrón y costillas.

Los restos descritos hallados en la Venta se encuentran en las colecciones del Museo de Paleontología de la Universidad de California (UCMP 78672)

En relación a su tamaño, C. colombiana es más grande que los ejemplares más grandes registrados para la matamata actual
C. colombiana presenta características en su caparazón que la asemejan más a las especies actuales que habitan la Amazonia que a aquellas matamatas que encontramos en la Orinoquia. Recientes estudios sugieren que hay diferencias suficientes entre las matamata amazónicas y las del Orinoco como para considerarlas especies diferentes.

Mapa del norte de Suramérica con la distribución del Género Chelus., la única especia viva,   C. fimbriata zona sombreada, y las especies extintas C. colombiana (1. Pubenza, Cundinamarca, 2. Coyaima, Tolima, y 3. Villavieja, Huila) y C. lewisi (4. Urumaco, Venezuela y 5. Rio Acre, Brasil). Tomado de “New material of Chelus colombiana (Testudines; Pleurodira) from the Lower Miocene of Colombia. Journal of Vertebrate Paleontology 28(4):1206–1212.     E. Cadena, C. Jaramillo y M. Páramo
  


    Podocnemidae
Podocnemis pritchardi
Podocnemis medemi
Podocnemis cf P. expansa


La familia Podocnemidae es una familia de tortugas generalmente omnívoras y acuáticas que habitan cursos de agua dulce, originarias de Madagascar y el norte de Suramérica, aunque su registro fósil puede rastrearse desde el Cretácico superior a la actualidad, encontrándose sus fósiles en América del Norte y del Sur, Europa, Asia y África.

Poseen un caparazón aerodinámico que les facilita la natación, y salen fuera del agua solo para asolearse y anidar.

Cabe aclarar que algunos autores incluyen a los  Podecnemídidos bajo la familia Pelomedusidae, en este Post se trata a los Podecnemídidos como una familia distinta.

Los fósiles de estas tortugas acuáticas son más abundantes en la Fauna de la Venta que las de tortugas terrestres. Se destacan por estar entre las más grandes de su género, de hecho la tortuga de agua dulce más grande que ha existido pertenece a esta familia Stupendemys geographicus y fue descubierta en Venezuela en la década de los 70’s en la región de  Urumaco en rocas de hace 6 – 5 millones de años.

P. expansa, también conocida con el nombre de Charapa

En la fauna de La Venta se describen las especies P. pritchardi, P. medemi y posiblemente P. expansa , moderna tortuga conocida vulgarmente como “Charapa” que habita los grandes sistemas de las cuencas del río Amazonas y el río Orinoco. Los caparazones de  estas especies alcanzan un tamaño de entre 70 cm y 1 m. 



Vistas del caparazón de P. pritchardi, (UCMP 63782)


P. pritchardi, ha sido descrita a partir de un caparazón casi completo (fotografía superior, actualmente en las colecciones de la UCMP)  y bien preservado hallado en el desierto de La Tatacoa en rocas de la Formación La Victoria. Bautizada pritchardi,  en honor al Dr. Peter C. H. Pritchard por su contribución al conocimiento y preservación universal de las tortugas.

Las evidencias fósiles sugieren que P. pritchardi, está relacionada con la actual P. lewyana, también conocida como tortuga del río Magdalena, a la que encontramos en las cuencas de los ríos Magdalena, Cauca, Sinú y San Jorge. Tiene un caparazón de 44 cm y es una especie considerada en peligro ya que los ribereños la persiguen por su carne y huevos, está declarada como especie protegida pero no hay ninguna zona de protección en su área de distribución.

P. lewyana o tortuga del río Magdalena

P. medemi es más grande que cualquiera de las especies actuales, sus restos han sido hallados cerca a la población de Carmen de Apicalá (Tolima) en rocas que pertenecen a la Fauna de La Venta y consta de fragmentados restos de caparazón, cuya reconstrucción  confirman su gran tamaño, 101,5 cm de longitud. Debe su nombre al herpetólogo colombiano (de origen lituano) Federico Medem en reconocimiento a su contribución en el estudio  de las tortugas y cocodrilos en nuestro país.

P. medemi (IGM 1863). A. Vista Dorsal de la mitad anterior del caparazón. B. Vista casi completa del Plastron, Escala 15 cm. Tomado de “Vertebrate Paleontology in the Neotropics: The Miocene Fauna of La Venta, Colombia”. Kay, R. y Madden, R. 1997. Smithsonian Institution Press

  
A diferencia de las tortugas pleurodiras, el suborden Cryptodira -que incluye la mayoría de tortugas marinas y terrestres- se caracterizan por retraer su cuello y su cabeza hacia el interior del cuerpo para esconderlo dentro del caparazón.

En la fauna de La Venta se reporta la familia Testudinidae, tortugas terrestres herbívoras que encontramos en todos los continentes excepto en la Antártida y Oceanía, pueden alcanzar gran tamaño y son conocidas por su longevidad.

Cryptodira
  Testudinoidea
Emydidae
       Gen. Et sp. Indet.
Testudinidae
       Chelonoidis
             Chelonoidis hesterna (G. hesterna)

C. hesterna, fue una tortuga terrestre fósil gigante hallada en el desierto de la Tatacoa y perteneciente a la Fauna de la Venta, de la que se ha preservado el plastrón (parte ventral del caparazón) y parte del caparazón, parte de las cinturas pélvica y pectoral y algunos huesos de las extremidades. Este ejemplar es más grande que las especies que se encuentran en la actualidad distribuidas ampliamente en el norte de Suramérica.



Chelonoidis hesterna (G. hesterna) en las colecciones del  del Museo de Paleontología de la Universidad de California (UCMP 40200)

C. hesterna se considera una especie intermedia entre C. carbonaria (conocida en nuestro país como “morrocoy” o tortuga de patas rojas y que encontramos también en bosques y selvas de Venezuela, Panamá, Guayanas, Paraguay y norte de Argentina) y C. denticulata, (conocida como tortuga de patas amarillas y que habita el bosque tropical húmedo de Colombia, Venezuela, Guayanas, trinidad y Tobago, Brasil, Ecuador, Perú y Bolivia), la mayor tortuga terrestre continental de Suramérica, a la que C.  hesterna se encuentra más próxima.

C. carbonaria

     
C. denticulata
                                                                            
Cabe destacar que las especies Suramericanas vivas o extintas que se incluían dentro del género Geochelone son ahora incluidas dentro de su propio género; Chelonoidis que agrupa todas las tortugas de Suramérica continental incluyendo las especies que habitan las islas Galápagos, quedando el género Geochelone restringido a las especies africanas.



Referencias bibliográficas

2007. Formulación del Plan de Manejo y Declaratoria como Área natural protegida, Volúmenes I, II y III. Universidad Surcolombiana Facultad de Ingeniería. Neiva, Huila.

Cadena E., Jaramillo C. and Páramo María E. (2008). New material of Chelus colombiana (Testudines; Pleurodira) from the Lower Miocene of Colombia. Journal of Vertebrate Paleontology 28(4):1206–1212

Kay, R. y Madden, R. 1997. Vertebrate Paleontology in the Neotropics: The Miocene Fauna of La Venta, Colombia. Smithsonian Institution Press. 155-170

M. R. Sánchez-Villagra, O. A. Aguilera & A.A. Carlini (2010).  Urumaco & Venezuelan Paleontology, Indiana University Press, 186-187


Web

University of California Museum of Paleontology (www.ucmp.berkeley.edu) [Última consulta 21.04.2014]

Flickr (www.flickr.com) [Última consulta 21.04.2014]

Proyecto testudines.org (www.testudines.org) [Última consulta 21.04.2014]

Wikipedia (www.es.wikipedia.org) [Última consulta 21.04.2014]


Todas las imágenes y fotografías aquí publicadas son propiedad de sus respectivos autores.





Peces devónicos de Colombia, diversidad en los mares y ríos de hace 410- 355 millones de años.

Cada período en el que se divide la historia geológica de nuestro planeta nos cuenta un capítulo importante en la evolución de la vida, y ...