jueves, 16 de agosto de 2012

Faunas del Cenozoico de Colombia, II parte. Eoceno / Oligoceno 55 - 23 millones de años.


Eoceno, cambios clímaticos a escala global, efecto invernadero

Durante el Eoceno el clima se caracterizó por un calentamiento global conocido como máximo térmico del Paleoceno – Eoceno,  que provocó que la temperatura media terrestre aumentara en 7º C, con un correspondiente aumento en el nivel del mar, así como el calentamiento de los océanos.

Eoceno, hace 50 millones de años

El aumento de las temperaturas en todo el planeta provocó una extinción masiva,  razón por la que las faunas del Eoceno y del Paleoceno son muy diferentes, aunque esta no fue la única consecuencia, pues el clima global también se volvió más húmedo, los bosques templados llegaban hasta los polos, mientras que los climas tropicales lluviosos llegaban hasta los 45° de latitud norte.
Entre el Paleoceno y el Oligoceno se dio la ultima fase de la fragmentación del supercontinente Pangea, América del Norte y Groenlandia, continuaron separándose de Eurasia, en contraste mientras el Atlántico continuaba su expansión, el océano Tetis continuaba cerrándose debido a la aproximación del continente africano y euroasiático.
A principios del Eoceno, el continente australiano todavía permanecía unido a la Antártida, pero durante el Eoceno medio, Australia comenzó a separarse rápidamente de la Antártida moviéndose hacia el norte debido a la deriva continental.


Eoceno superior - Oligoceno inferior, nuestro planeta se enfría y los roedores y los primates llegan a Sur América 

El aislamiento del continente antártico produjo un brusco cambio climático que alteró repentinamente la circulación oceánica y atmosférica, la bajada repentina de las temperaturas puso fin al anterior periodo invernadero y dio comienzo a un periodo “nevera” en el que desde entonces hay hielo permanente en alguno de los dos polos.
Esta bajada de temperatura  provocó la extinción de multitud de foraminíferos, así como grandes cambios en los mamíferos terrestres, los cuales marcaron la aparición de los linajes actuales. Es de anotar que este enfriamiento global sería el que finalmente llevaría a nuestro planeta a las glaciaciones del Pleistoceno.
Aún así al final del Oligoceno se registra un calentamiento ocurrido alrededor de hace 25 millones de años, que conllevó cierto deshielo y una subida del nivel del mar.

Hasta este periodo la fauna de mamíferos de Sudamérica se halla dominada por los descendientes de los marsupiales y placentarios (Edentados, Ungulados y Penungulados) llegados al continente durante el Cretácico Superior - Paleoceno Inferior, a los que se les suman dos nuevos grupos de mamíferos que cambiarian para siempre el ecosistema de la isla continente que era América del Sur, en primer lugar los roedores caviomorfos (roedores suramericanos)  y posteriormente los primates platirrinos (monos del nuevo mundo).

Oligoceno, hace 35 millones de años

Roedores caviomorfos,

Los roedores caviomorfos agrupan las especies histricomorfas (infraorden Hystricognathi) de América del Sur.

A pesar que existen varias teorías sobre su llegada al continente, los últimos descubrimientos corroboran la más aceptada que indica que llegaron a América del Sur en el Eoceno medio (hace unos 40 millones de años) – desde África en troncos flotantes a través del Atlántico, entonces mucho más estrecho. En aquella época, América del Sur estaba –como durante gran parte del Cenozoico aislada del resto de continentes, por lo que tenía un ecosistema autóctono. Había pocos grupos de mamíferos (los marsupiales, los extintos meridiungulados, y los Xenarthra), de manera que los roedores caviomorfos  ocuparon nichos ecológicos no muy comunes en los roedores. 
Algunas especies herbívoras se convirtieron en el equivalente ecológico de los artiodáctilos, y se desarrollaron formas gigantes como Phoberomys de Venezuela y el más grande Josephoartigasia hallado en Uruguay.

Comparativa a escala del reoedor gigante Josephoartigasia, con un capibara actual y un ser humano.

Platirrinos, monos del nuevo mundo

Más conocidos como monos del nuevo mundo son un grupo que comprende a las cinco familias de primates nativas de América Central y del Sur, y al igual que ocurre con los roedores Caviomorfos, es muy debatida la cuestión de como llegaron al continente americano.
El registro fósil de los primates neotropicales inicia -por el momento- en el Oligoceno de Bolivia con la especie Branisella boliviana, los otros lugares donde se han registrado hallazgos de primates neotropicales son además de Bolivia;  Argentina, Chile, Brasil, Colombia e islas del Caribe. 

Las dos posibles vías propuestas para la llegada de los primates  platirrinos a América del Sur son; desde América del Norte a través del mar Caribe o la más probable desde África a través del océano Atlántico flotando a la deriva sobre ramas y árboles.

Hipótesis migratoria:

Se supone que durante las grandes tormentas tropicales, árboles enteros de la jungla son arrancados con todo lo que contienen; ramas, hojas, frutos, insectos y pequeños mamíferos, cayendo en  muchas ocasiones a los ríos, para acabar siendo transportados por la corriente fluvial hasta el mar, en este hipotético escenario, si además soplan vientos favorables que junto a las corrientes marinas empujan nuestra “isla flotante”,  si además llueve durante la travesía para que los animales tengan agua dulce que beber, y si en los árboles habían hojas y frutos que comer, quizás fuera posible que llegaran a Suramérica y tal vez eso fue lo que les ocurrió a los primates y a los roedores caviomorfos a finales del Eoceno, principios del Oligoceno.

Además debemos reseñar que nuevos datos relacionados con la tectónica de placas indican que la porción sur de Suramérica y el continente africano se encontraban en esa época más cerca entre sí y que las paleocorrientes muy probablemente circulaban de África hacia Suramérica. También es muy probable que el Atlántico sur tuviera aguas no muy profundas salpicadas de islas volcánicas que hubieran facilitado el paso de la fauna que transitaba de África a Suramérica.
Esta hipótesis se ve reforzada por el hecho de que los hallazgos de primates oligocénicos de la fauna de El Fayum, Egipto, poseen algunas características comunes, como la misma fórmula dentaria, características similares en sus caninos, posición de los huesos craneales y morfología en los huesos de los oídos similares a las de los primates platirrinos. 
Los  hallazgos más importantes de roedores caviomorfos y primates platirrinos en Colombia corresponden a los hallazgos miocénicos de La Venta (Huila) que describiremos más adelante. 

Yacimientos y faunas del Eoceno / Oligoceno de Colombia

Eoceno superior (?) (Formación Mugrosa) 
Ubicada en Tama, Santander donde se reporta el hallazgo de una pequeña fauna compuesta por peces (Teleostomos), Crocodylia (Sebecus), tortugas y un mamífero identificado como astrapoterio gracias al hallazgo de un molar inferior incompleto. Debemos anotar que a la formación la mugrosa se le atribuye una edad correspondiente al Oligoceno inferior u Oligoceno medio. 

Eoceno superior - Grupo Gualanday (Formación Tuné) 

Ubicada en Gualanday (Tolima), se reporta el hallazgo de un maxilar con la serie molariforme completa perteneciente a un miembro de la familia Pyrotheria, de tamaño pequeño, bautizado como Colombitherium tolimense.


Oligoceno inferior - Grupo Gualanday (Formación Tuné) 

Yacimientos hallados por una compañía de petróleos mientras realizaba excavaciones en la zona. Se reportan peces (Teleostomos), anuros (fémur), tortugas, Crocodylia Eusuchia (dientes identificados como Balanerodus y un gaviálido ?), y mamíferos entre los que identificamos Megalonychidae (fragmentos), Litopterna (fragmento diente de Protheosodon), Notoungulata (diente de Proadinotherium), Astrapotheria (6 molariformes y algunos incisivos) y Sirenia ? 

Oligoceno inferior (?) - Peneyita (Cuenca del Caquetá) 

Localidad ubicada al Este de los Andes, reporta el hallazgo de un fragmento del maxilar del roedor Eosteiromys. 

Oligoceno inferior - Grupo Gualanday 

Se reporta el hallazgo de un diente de Crocodylidae de gran tamaño hallado en la hacienda Tabor en Agrado,(Tolima) 

Oligoceno superior - Grupo Honda 

Fauna descubierta en Coyaima (Tolima), y que reporta hallazgos de peces Teleostomos (Siluriformes y Perciformes), tortugas, sauria, Crocodylia (Sebecus, Gavialis, Crocodylinae y Alligatorinae) y mamíferos entre los que destacamos Edentata (Megalonychidae, Dasypodidae), Rodentia (Scleromys), Litopterna, Notoungulata (Toxodontidae, Leontiniidae, Interatheriidae: Cochilius), y Astrapotheria. Es de anotar que algunos de estos hallazgos plantean la duda si la fauna de Coyaima pertenece realmente al Oligoceno o si por el contrario deberíamos ubicarla en el Mioceno.
 
Referencias Web

R.Hoffstetter  1971. “Los Vertebrados Cenozoicos de Colombia. Yacimientos, faunas, problemas planteados”.
Geol. Colombiana 8:37-62.

Tejedor, M. F. 1998. “Origen y evolución de los platyrrhini (primates, anthropoidea), con especial referencia a los registros de argentina” Estudios Geol., 54: 249-271.

Defler, Thomas  2010. “Historia Natural de los Primates Colombianos” (2 edición). Universidad Nacional de Colombia. p. 609. ISBN 978-958-719-456-2.

New species of ancient rodents hint at what could be world's oldest grasslands. www.sciencedaily.com . 23.07.2012. (http://www.sciencedaily.com/releases/2012/07/120723134749.htm) [Última consulta 16.08.2012] 

Wikipedia (www.wikipedia.org)

Web mapas Eoceno - Oligoceno. http://jan.ucc.nau.edu/~rcb7/mollglobe.html


Todas las imágenes y fotografías aquí publicadas son propiedad de sus respectivos autores







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Peces devónicos de Colombia, diversidad en los mares y ríos de hace 410- 355 millones de años.

Cada período en el que se divide la historia geológica de nuestro planeta nos cuenta un capítulo importante en la evolución de la vida, y ...