Etayoa bacatensis, un mamífero de hace 55 millones.

Es relativamente poco lo que se sabe a fecha de hoy de los mamíferos del paleógeno del norte de Suramérica, por lo general los restos que se conocen corresponden a pocos restos aislados que suelen pertenecer a xenungulados y piroterios, lo que puede ser  un indicador del predominio de estos grupos en la fauna mamífera del paleoceno. 

En el siguiente Post describiremos al xenungulado Etayoa bacatensis, considerado el mamífero más antiguo descubierto en Colombia hasta la fecha y del que ya  rescatábamos en la entrada “Un Xenungulado del Paleoceno de la Sabana de Bogotá”, la noticia que informaba de su hallazgo.
Clase: Animalia

Superorden: Meridiungulata
Orden: Xenungulata
Familia: Etayoidae
Género: Etayoa
Especie: E. bacatensis

Descrito por el geólogo Carlos Villarroel y bautizado Etayoa en honor al Dr. Fernando Etayo Serna como reconocimiento a su aporte en los campos de la paleontología y la estratigrafía en Colombia y bacatensis, vocablo chibcha que dio nombre a la ciudad de Bogotá, región donde fue hallado el fósil.

Rama mandibular izquierda de E. bacatensis. Tomado de Carlos Villaroel (1987). Características y afinidades de Etayoa n. gen., tipo de una nueva familia de Xenungulata (Mammalia) del Paleoceno medio (?) de Colombia. "Comunicaciones Paleontológicas del Museo de Historia Natural de Montevideo". Nº 19, Vol. I pag. 253

Descubierto por estudiantes holandeses a orillas de la quebrada Mochuelo, cerca a la localidad de Usme (suroriente de Bogotá) constituye el hallazgo más antiguo de un mamífero en Colombia, y es que los expertos le otorgan una antigüedad estimada de 55 millones de años, es decir, habitó nuestro pais durante el Paleoceno medio (SALMA’s Itaboraiense).

La pieza descubierta corresponde a una rama mandibular izquierda que incluye parte de los premolares y molares, los cuales se encuentran en un excelente estado de conservación. Esta mandíbula se asemeja mucho a la de los astrapoterios más primitivos, la estimación de su tamaño, nos habla del xenungulado más pequeño que se conoce (¿?), 

El nivel portador del fósil es una arenisca que hace parte de la Formación Bogotá, en donde se hallaron también fragmentos no identificables de caparazones de tortugas.

E. bacatensis representa una forma muy primitiva de mamíferos placentarios incluidos dentro del orden Xenungulata (“ungulados extraños”) -exclusivos del paleógeno- y estos agrupados a su vez en el Superorden Meridingulata (ungulados suramericanos), denominados así porque evolucionaron independientemente en esa isla - continente que era Sur América.

Muchos tenían la apariencia de digitígrados grandes, con pies con cinco dedos y falanges anchas y planas como las de hipopótamos y rinocerontes.

Estos robustos herbívoros de tamaño mediano y grande constaban de diversas especies de aspecto similar al tapir o el rinoceronte, a elefantes primitivos  como  Palaeomastodon, Barytherium o Moeritherium, o artiodáctilos como el hipopótamo o el jabalí. 

Se trataba de animales con los rasgos primitivos de los mamíferos placentarios, en la conformación de la dentadura, los miembros anteriores y posteriores cortos en relación al cuerpo,... etc.

Evolucionaron desde formas del tamaño de un cerdo, desprovistas de colmillos o trompas, así,  varias ramas presentaron pasado el tiempo, un aumento progresivo de tamaño, patas más largas, con forma de pilares para sostener un peso mayor, la formación de una probóscide o trompa, el agrandamiento de la cabeza y el acortamiento del cuello. En un principio los colmillos y palas y luego la trompa en algunos de ellos, fueron adaptaciones para permitir que un animal alto y de cuello corto pudiera llegar hasta los alimentos situados en el suelo o en los árboles.

Los xenungulados suramericanos incluyen:

Carodniidae
       Carodnia
              Carodnia vierai
              Carodnia feruglioi

Etayoidae
       Etayoa
               Etayoa bacatensis
       Notoetayoa
                Notoetayoa gargantuai

La mayoría de los xenungulados han sido descritos a partir de unos pocos restos dentales, a excepción de Carodnia vierai, del que se conoce un esqueleto más o menos completo y cuya réplica se haya expuesta en la Universidade Federal de Rio do Janeiro (fotografía inferior).


Es de anotar, que hasta antes el descubrimiento de Notoetayoa gargantuai, solo se reconocía la familia Carodniidae, (en la que se incluía a  E. bacatensis) a la que muchos autores relacionan con la familia Pyrotheria.
SALMA (*) Escalas de tiempo geológico aplicables a las faunas prehistóricas de América del Sur , a partir de hace 64,5 durante el Paleógeno y continuando hasta el Pleistoceno Medio.


Referencias Web

Carlos Villaroel (1987). Características y afinidades de Etayoa n. gen., tipo de una nueva familia de Xenungulata (Mammalia) del Paleoceno medio (?) de Colombia. "Comunicaciones Paleontológicas del Museo de Historia Natural de Montevideo". Nº 19, Vol. I ,241-254.

Gelfo, J.N., López, G.M. y Bond, M. (2008). «A new Xenungulata (Mammalia) from the Paleocene of Patagonia, Argentina.». Journal of Paleontology 82 (2): pp. "

Wikipedia (www.wikipedia.org)


Todas las imágenes y fotografías aquí publicadas son propiedad de sus respectivos autores.










Comentarios

  1. Hola, creo que sería más preciso hablar de la presencia de esta taxón en el Itaboraiense únicamente, ya que los niveles donde aparece Etayoa parecen temporalmente equivalentes a los de Río de janeiro y Las Flores en Patagonia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dr. Javier N. Gelfo, le agradezco su corrección y aclaración sobre la correcta presencia de este taxón en el Itaboraiense, tal y como se comenta en este mismo artículo. Mi error fue atribuirlo en el gráfico donde se representan las edades mamífero suraméricanas (SALMA) al Paleoceno superior e incluir por ende el piso Riochican.

      Agradezco su gentileza y gracias por visitar mi Blog.

      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares