sábado, 3 de mayo de 2014

El Mastodonte de Nemocón, Cundinamarca



El municipio de Nemocón en el departamento de Cundinamarca es conocido por su famosa mina de sal, de gran atractivo turístico y famosa entre otras cosas por haberse filmado en su interior escenas de la película “Los 33”, y que narra el rescate de los mineros atrapados en el 2010 en una mina en Chile. 


Fotografía 1. Replica cráneo de mastodonte expuesta en el Museo de Historia Natural de la Sabana, (Nemocón, Cundinamarca)
Lo que muchos no saben, es que en este pueblo existe el Museo de Historia Natural de La Sabana, donde se encuentran exhibidos los restos de un mastodonte (hallado muy cerca del casco urbano de la población) entre muchos otros objetos que nos hablan del valioso pasado de esta antigua tierra Muisca. Desafortunadamente ese pasado estuvo a punto de perderse debido a las intenciones (políticas) de crear, un relleno sanitario en la Vereda Checua, de Nemocón un rico yacimiento arqueológico y paleontológico, afortunadamente personas como la antropóloga  Ana María Groot y la comunidad de vecinos, han alzado su voz para oponerse a tal despropósito que afecta no solo el patrimonio arqueológico, la fauna y flora de la vereda si no también la salud de las familias que habitan el lugar.
De la riqueza arqueológica del lugar podemos nombrar -solo por citar un ejemplo-, las excavaciones realizadas por el Dr. Gonzalo Correal Urrego en 1979 y que sacaron  a la luz artefactos líticos, instrumentos de hueso y restos de una variada fauna gracias a abundantes restos óseos de venados, zorros, nutrias, saínos, grisones, jaguares y roedores que habitaron la zona hace 7.640 años.


Fotografía 2. Maxilar y defensa del mastodonte expuesto en el Museo de Historia Natural de la Sabana, (Nemocón, Cundinamarca)

El Museo ha sido creado con el auspicio de la embajada de Holanda en Colombia, la Fundación Ruperto Aguilera, la alcaldía y la Mina de Sal de Nemocón,
A continuación el artículo publicado por la Agencia de Noticias de la Universidad Nacional donde se denunciaba la creación del relleno sanitario que ponía en peligro tan importante yacimiento arqueológico.
12 mil años de historia a punto de ir a la basura
Un patrimonio histórico de casi 12 mil años de antigüedad podría quedar sepultado por toneladas de basura si se aprueba la construcción de un relleno sanitario en el municipio de Nemocón (Cundinamarca). Se afectarían, además, una especie vegetal endémica de la región, conocida como ‘gurrumay’, y cerca de 30 familias que se expondrían a olores fétidos y moscas.
En la vereda Checua, de Nemocón, las capas del tiempo no han borrado las huellas de hombres milenarios, pero un proyecto de relleno sanitario amenaza con desvanecer estos valiosos vestigios de la prehistoria colombiana arrojándoles abultadas capas de basura.
Allí, habitantes de toda la vida como Ismael Forero están orgullosos de caminar por las mismas trochas por donde cazaron y recolectaron alimentos los primeros pobladores de los que se tiene registro en la Sabana de Bogotá. El arraigo por su tierra se acrecentó hace 19 años, cuando arqueólogos de la Universidad Nacional de Colombia sacaron a la luz los restos de comunidades humanas que habitaron la zona entre 12 mil y 3 mil años antes del presente.
Hoy, cuando se planea construir un relleno sanitario muy cerca a ese legado histórico y cultural de la Nación colombiana, el señor Forero lanza un grito de lamento. La tranquilidad del pequeño municipio, de 11 mil habitantes, se trastornó con la noticia de que a sus solares podrían llegar las basuras de cerca de 20 municipios del norte de la Sabana de Bogotá.
La pelea entre la comunidad y la empresa Tecnoambientales, dueña del terreno donde se podría construir el basurero, lleva siete años. En ocasiones, la normatividad se ha puesto a favor de los habitantes de Nemocón. Otras veces, a favor de quienes desarrollan el proyecto. La contienda está a punto de resolverse en los tribunales.
Un plan de manejo arqueológico, que se estructura desde el programa de extensión del Departamento de Antropología de la UN, puede convertirse en la herramienta clave para salvar ese invaluable patrimonio. Investigación, ciencia y pedagogía son las herramientas.


Fotografía 3. La arqueóloga Ana María Groot se alió con pobladores de Nemocón para evitar la construcción de un relleno sanitario en el sitio que señala. La empresa que desarrolla el proyecto compró un terreno que no tiene vías de acceso y ningún poblador está dispuesto a cederles sus tierras. Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Paraje, como pocos
¿Qué tanto sabemos los colombianos de los hombres que caminaron por estas tierras en el pasado prehistórico? Muy poco, afirma la arqueóloga Ana María Groot, quien en 1991, junto a un grupo de destacados antropólogos como Gonzalo Correal, halló uno de los asentamientos más antiguos del que se tenga conocimiento en el país.
“Hay pocos sitios con esas condiciones de conservación de huesos tan antiguos. En otros lugares la acidez de los suelos, la humedad y la intervención humana los descomponen rápidamente”, explica Groot.
Nemocón es una zona de bosque seco alto andino. Allí la aridez es la norma, por eso abundan los cactus. La región en rica en arcillas, por lo que se han establecido decenas de fábricas de cerámicas y ladrillos. Este es otro de los problemas ambientales con los que tiene que lidiar el municipio.
Además, en las primeras exploraciones científicas, hace unos 40 años, el reconocido antropólogo Thomas van der Hammen –quien falleció hace poco– describió una nueva especie vegetal endémica de Nemocón, la Condalia thomasiana. Hoy, según un concepto técnico del Jardín Botánico de Bogotá, está en vía de extinción. Lo grave es que su mayor concentración, de escasos 30 ejemplares, se encuentra en el sitio donde se pretende construir el relleno.
Proteger a toda costa
“Encontrar un lugar con las mismas condiciones es muy difícil. Son varios los puntos en Checua y sitios cercanos donde están esparcidos los restos arqueológicos, no solo de hombres de la prehistoria, sino también de megafauna, que se refiere a grandes animales como el mastodonte, que compartieron territorio con los humanos a finales de la época geológica del pleistoceno”, explica Groot.
En el 2003 comenzó el dolor de cabeza para los nemoconenses. El alcalde de la época accedió a que se construyera el basurero, por lo que los dueños de Tecnoambientales compraron las propiedades que hoy son terreno de disputa. En el 2004, con nuevo alcalde a bordo, la Administración municipal dimensionó el problema que se le venía encima en lo social, lo ambiental y lo patrimonial.
“Para entonces yo era Secretario de Planeación Local y de inmediato comencé a buscar salidas jurídicas. Lo que más nos preocupaba era el daño al ambiente y el efecto sobre las cerca de 30 familias que viven a pocos metros de donde se pretende construir el basurero. Luego llegó la Universidad Nacional y nos dio más argumentos para defender el sitio”, dice el actual alcalde, José Fidel Vega.
Hacia finales del 2004, el Concejo Municipal aprobó un proyecto de acuerdo por el cual se declaraba una amplia zona como patrimonio arqueológico, histórico, ecológico y cultural de Nemocón. Según explica Ana María Groot, se tuvo que reversar la decisión debido a un concepto de la Procuraduría Ambiental y Agraria, que dijo que el procedimiento no estuvo ajustado a la ley.
Fue un gol a favor del relleno sanitario, así como el hecho de haber conseguido el aval de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR). Empezó una larga batalla jurídica, incluso con agresiones físicas, como recuerda el señor Ismael Forero.
“Los de Tecnoambientales no volvieron porque dicen que aquí peligran sus vidas. Nosotros somos gente pacífica. El año pasado vinieron al pueblo y se toparon con no más de 10 manifestantes, y de inmediato ellos llamaron a los de antimotines de Bogotá”, sostiene Forero.


Fotografía 4. Este es uno de los hallazgos arqueológicos de Nemocón que data de hace 7.900 años. Cortesía Ana María Groot
En entrevista concedida a La W radio, el abogado de Tecnoambientales, Iván Cansino, aseguró que por acciones de hecho y amenazas la empresa no ha podido volver a hacer la socialización del proyecto en el municipio. “Este relleno va a ser útil no solo para Nemocón, sino que va a tener la posibilidad de tener un manejo adecuado de 150 toneladas de residuos sólidos que producen cerca de 17 municipios de Cundinamarca. La comunidad se ha pronunciado sobre una información sesgada y errónea sobre los beneficios del proyecto”.
El Alcalde asegura que sería un grave error que la justicia se pusiera de lado del relleno. “El Acueducto de Bogotá sustentó que hay muchas posibilidades de que se cuelen los líquidos contaminados del basureros (los lixiviados) y lleguen a las dos quebradas que desembocan en el río Checua, que a la vez entrega sus aguas a la planta de tratamiento de Tibitó, la cual surte a municipios como Chía, Cajicá y un sector grande del norte de Bogotá”.
Claro, a Ismael le preocupa el ambiente, los restos arqueológicos, las plantas únicas de la región, pero lo que más le inquieta es el futuro de las 200 personas que vivirían con las narices frente al basurero; además, tres escuelas muy cercanas tendrían que soportar malos olores y moscas propias de los basureros.


Fotografía 5. Reconstrucción del Mastodonte hallado en Nemocón, Cundinamarca
 
Entrevista realizada la arqueóloga  Ana María Groot en Caracol Radio el 03 de mayo de 2010 con motivo de la fundación del Museo en Nemocón.


Referencia bibliográfica  

Botiva, Álvaro. 1989. La altiplanicie Cundiboyacense. En: Colombia prehispánica: Regiones arqueológicas. p. 77 – 115. COLCULTURA. Instituto Colombiano de Antropología. Bogotá.
Referencia Web
Carlos Andrey Patiño Guzmán . 12 mil años de historia a punto de ir a la basura. Agencia de Noticias de la Universidad Nacional. 08 de mayo de 2010 (http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/detalle/article/12-mil-anos-de-historia-a-punto-de-ir-a-la-basura.html)  [Última consulta 01.05.2014]
Juan José Posada Uribe. Nace nueva atracción turística, la Mina de sal en Nemocón. 28 de enero de 2008. (Blog http://posadauribe.blogspot.com.es)   [Última consulta 01.05.2014]

Fotografías 1, 2 y 5 sacadas de la Web Flickr (www.flickr.com), y son propiedad de Daniel Castro (https://www.flickr.com/photos/marshallmathers_dan/). [Última consulta 01.05.2014]
Blog “Museo de Historia Natural de la Sabana” (http://museodehistorianaturaldelasabana.wordpress.com)  [Última consulta 01.05.2014]

Todas las imágenes y fotografías aquí publicadas son propiedad de sus respectivos autores.



 

4 comentarios:

  1. Hace poco visite Nemocón, su museo y su mina, asombrados por la belleza, historia y por su gente...muy hermoso.

    ResponderEliminar
  2. Hola,quisiera saber si hay hallazgos como tal dentro de la mina de sal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, no te había contestado antes porque quise ponerme en contacto con el Museo de la Mina, te escribo literalmente la respuesta que muy amablemente me dieron:

      "La exposición que se encuentra en el museo natural de la Sabana corresponde a una serie de hallazgos encontrados en la sabana de Bogota y el altiplano cundiboyacense entonces en este orden de ideas los fósiles de animales sub acuáticos como Amonitas, plesiosaurios, peces del cretacico e icthyosaurios pertenecen a la zona de villa de Leyva, Boyaca y sus alrededores, algunos fragmentos del fósil del mastodonte que se encuentran en la sala de Paleontología en el Museo fueron encontrados en la vereda de Checua, Municipio de Nemocón, me permito aclarar que a la fecha no existen evidencias de hallazgos de fósiles al interior de la mina"

      Espero que esta información haya aclarado tus dudas.

      Saludos y gracias por visitarnos.

      Eliminar
  3. Amigos interesados en caminar y conocer mas de esta historia y cultura pueden acceder
    www.cardenasycia.com ,3102036787 Gabriel Càrdenas propietarios finca El Ciral en Vereda Checua,
    Montaña Sagrada de los Muiscas, objetivo: proteger, preservar y dar a conocer la verdadera historia nuestra
    antes de la colonización y del holocausto con nuestros ancestros, nuestra verdadera identidad.

    ResponderEliminar

Peces devónicos de Colombia, diversidad en los mares y ríos de hace 410- 355 millones de años.

Cada período en el que se divide la historia geológica de nuestro planeta nos cuenta un capítulo importante en la evolución de la vida, y ...