domingo, 18 de mayo de 2014

Dos importantes halllazgos en el desierto de La Tatacoa en el 2010


En noviembre de 2010 se realizaron algunos de los hallazgos más importantes realizados en los últimos años en el desierto de la Tatacoa, en el sitio conocido como “El Peñon de Constantino” se halló una espectacular caparazón perteneciente a una tortuga gigante y en una finca en la vereda La Victoria se halló el caparazón en muy buen estado de un Gliptodonte, del cual ampliaremos la información en otro Post que dedicaremos exclusivamente a este hallazgo.

A continuación algunos de los artículos de los medios informativos que daban cuenta de estos hallazgos: 


En Villavieja, Huila, hallan fósiles de animales prehistóricos

Se trata de restos de un Glyptodonte que habitó las tierras huilenses hace más de 10 millones de años y una tortuga gigante que por su tamaño no ha podido ser extraída.
En un gran acontecimiento se ha convertido en el municipio de Villavieja el hallazgo de dos fósiles. Se trata de restos de un Glyptodonte que habitó las tierras huilenses hace más de 10 millones de años y una tortuga gigante que por su tamaño no ha podido ser extraída en su totalidad.

Gladis Vanegas, coordinadora del Museo paleontológico de esta población del norte del Huila, le explicó a Caracol Radio que el Glyptodonte fue un animal similar al armadillo que alcanzaba los cuatro metros de altura por tres metros de largo. Sus restos fueron encontrados por moradores de la vereda la Victoria de Villavieja.

La comisión de Ingeominas, integrada por geólogos, paleontólogos y expertos en fósiles, sigue en la población investigando y sacando los restos de una tortuga gigante que fue hallada en el Desierto de la Tatacoa.

Recordemos que en el Desierto de la Tatacoa más de 700 fósiles han sido encontrados en diferentes fechas y que hoy pueden ser apreciados en el Museo Paleontológico del Huila.



Referencia Web
En Villavieja, Huila, hallan fósiles de animales prehistóricos. Caracol Radio. 18 de noviembre de 2010  (http://www.caracol.com.co/noticias/actualidad/en-villavieja-huila-hallan-fosiles-de-animales-prehistoricos/20101118/nota/1386810.aspx)  [Última consulta 18.05.2014]


Hallan un fósil de unos 13.8 millones de años en el desierto colombiano


Neiva (Colombia).- Un fósil de 13.8 millones de años de una tortuga grande fue encontrado en el desierto de La Tatacoa en el departamento del Huila por un grupo de turistas extranjeros.

Es uno de los fósiles grandes que se ha encontrado en los últimos años en Colombia. Está en el desierto de La Tatacoa, en Villavieja, pueblo del Huila ubicado en el sur de este país y fue descubierto por un grupo de turistas extranjeros que se paseaban por la finca El Peñón de Constantino.

Jairo Serrano, administrador de esta finca, observó algo extraño que sobresalía en la tierra y empezó a escarbar con sus dedos hasta encontrar un tieso caparazón que permanecía intacto, pese a los rayos de sol que pegan con furia en el desierto.

El colombiano guardó silencio y reportó el caso ante las autoridades. Hoy miércoles han llegado desde Bogotá paleontólogos del Instituto Colombiano de Geología y Minería (Ingeominas), que tratan de extraer el resto óseo de una tierra árida, dura y que lo conserva desde hace 13.8 millones de años cuando el desierto era mar y toda la región del sur colombiano era como el Amazonas.
El caparazón podría pesar media tonelada, dicen expertos y mide 77 centímetros de ancho por dos metros de largo, según las medidas obtenidas por Ingeominas.

"Es una pieza valiosa porque se movió por el antiguo mar de Pebas que cruzaba por La Tatacoa y que conectaba a esta zona con el Amazonas hasta que apareció la cordillera de Los Andes", dice Jairo Pérez, una de las personas que ayuda a los expertos a cavar y quien insiste en que deben estar enterrados millones de restos en este sitio turístico.

Los paleontólogos extraen el fósil con precaución. Lo hacen con palas pequeñas y buscan desprenderlo de la tierra. "En los desiertos es difícil cavar por las condiciones de la tierra, pero en esta oportunidad nos ha ayudado la lluvia", comenta José Manuel Jiménez, quien también apoya a los expertos del Ingeominas en el rescate de lo que queda del animal.

La tortuga que, en Villavieja consideran es de gran tamaño, será transportada hasta los laboratorios del Ingeominas en Bogotá donde será estudiada durante uno o dos años. Inicialmente le desprenderán las rocas a su alrededor con un químico que dejará solo el caparazón, pieza que finalmente importa a los investigadores y posteriormente será preservada.

Le aplicarán consolidantes a base de metilmetraquilato para su conservación y luego negociarán su devolución del fósil a Villavieja. La alcaldía y el dueño del predio volverán a observar los restos de la tortuga si acondicionan una vitrina especial que no la afecte la energía eléctrica y la humedad. Lo preocupante es que en la localidad, la mayoría de campesinos son pobres, incluida la Alcaldía.

"Es muy triste que cuando encontramos fósiles se han perdido la mayor parte de sus estructuras. Una vez las lluvias caen al suelo destapan los fósiles. Acá tenemos senderos turísticos y vemos la cantidad de restos que se ven, pero ya no tienen forma o figura. La mayoría son tortugas", expresa Jairo Serrano, administrador del sitio del hallazgo, quien aclara que no le importa el valor económico si no el científico y cultural que estos elementos puedan traerle al pueblo.

Los paleontólogos regresarán a la capital del país con los brazos llenos porque también han encontrado en La Tatacoa un gliptodonte (primo de un armadillo), que mide 66 centímetros de ancho por 50 centímetros de alto. El animal habría vivido en la región hace 13.8 millones de años y hoy no queda sino su caparazón.

En Villavieja los restos óseos son incalculables. No obstante, muchos de ellos están en manos de extranjeros que hasta hace 10 años llegaban a la localidad y ofrecían hasta 5 millones de pesos para quedarse con colmillos, huesos y demás piezas de reptiles y animales mamíferos que habitaron hace millones años. 

El comercio ilegal se volvió una mafia, apuntan hoy las autoridades que combaten el tráfico de lo que aún queda del pasado de La Tatacoa.




Referencia Web
Francisco Arguello. Hallan un fósil de unos 13.8 millones de años en el desierto colombiano. Periódico El Mundo. 19 de noviembre de 2011  (http://www.elmundo.es/accesible/america/2010/11/19/colombia/1290126137.html)  [Última consulta 18.05.2014]



Histórico hallazgo en la Tatacoa



En El peñón de Constantino, una finca en medio del desierto de La Tatacoa, los pobladores no se cambian por nadie. En las polvorientas y áridas tierras han encontrado los restos óseos de una tortuga de gran tamaño que vivió por Villavieja hace 13.8 millones de años.

Jairo serrano, quien administra el establecimiento comercial El Peñón de Constantino, ubicado en zona conocida como El Cusco, la descubrió junto a turistas internacionales que buscaban conocer los cardos de la Tatacoa observaron algo extraño que sobresalía en la tierra, escarbaron con sus dedos y tocaron un tieso caparazón que permanecía intacto pese a los rayos del sol que golpean con furia en el lugar.

El hombre guardó silencio, lo ocultó con tierra y dio aviso a las autoridades. Un mes después llego al sitio del hallazgo (kilómetro 9 delante de Villavieja), el Instituto Colombiano de Geología y Minería Ingeominas, que antes envió a una comisión  a tomar datos del terreno y lo encontrado para confirmar la presencia de la oficina nacional experta en conservación de fósiles.

“Como hay ganado y cabras la cubrimos con espinas para que nadie se diera cuenta ni la molestaran las vacas. Esto es un sitio turístico, por esto lo vemos valedero y muy importante para nuestra región”, expresa Serrano.

Desde el lunes pasado han arribado tres paleontólogos quienes cubrieron el área y empezaron a cavar con precaución evitando destruir algunas piezas de lo encontrado: Una tortuga de 77 centímetros de ancho por un metro con dos centímetros que habitó La Tatacoa hace 13.8 millones de años, creen preliminarmente los investigadores que han llegado desde Bogotá a inspeccionarla y aclaran que no están autorizados para hablar porque hasta que nos e estudie no se conocerá con exactitud su especie.

Lo que si está claro es que el caparazón de la tortuga es el segundo más grande de los que se han encontrado en los últimos años en Villavieja y por esto reviste importancia.
“Es una pieza valiosa porque se movió por el antiguo mar de Pebas que cruzaba por La Tatacoa y que conectaba a esta zona con el amazonas hasta que apareció la cordillera de “Los Andes”, dice una de la personas que ayuda a los expertos y que insiste que deben estar enterrados millones de restos en el sitio turístico.

El fósil es extraído con sigilo por los paleontólogos que con palas pequeñas rescatan todo el caparazón de la tierra. “Ha resultado fácil extraer la tortuga, el terreno está de nuestro lado, ha llovido y la tierra está fresca y fácil de trabajar”, dice otro de los hombres que ayuda a extraer el fósil que es cubierto con papel aluminio y con un líquido especial que permita conservarlo durante el viaje.

Ya en Bogotá, el proceso de estudio y conservación de lo que quedó de la tortuga será largo y podría tardar hasta uno o dos años. Inicialmente se tendrá que retirar la roca observada a simple vista y luego el material que esté más fuerte y tendrá que ser desprendido con martillos especiales y productos químicos poderosos que destruyan la roca y solo dejen el caparazón.

Luego vendrá el proceso de preservación del animal y se le aplican unos consolidantes a base de metilmetraquilato para su conservación seguidamente empieza la negociación entre el Ingeominas, el dueño del predio y la Alcaldía de Villavieja donde acuerdan que el fósil solo será devuelto a La Tatacoa si lo dejan en vitrinas con características especiales donde no tenga problemas de luz y humedad.

“Es muy triste que cuando encontramos fósiles se han perdido la mayor parte de ellos. Una vez las aguas lluvias caen destapan los fósiles y los diseminan. Acá tenemos senderos turísticos y vemos la cantidad de restos que se ven pero ya no tienen forma o figura. La mayoría son torugas”, dice Jairo Serrano, quien aclara que no le importa el calor económico si no el científico y cultural que estos elementos puedan traerle al pueblo.

LA NACIÓN logró establecer que los expertos del Ingeominas también se pasearon por una finca privada en La Victoria , vereda de Villavieja, donde los pobladores de la zona encontraron un gliptodonte (primo de un armadillo), que mide 66 centímetros de ancho por 50 centímetros. El animal habría vivido en la región hace 13.8 millones de años y hoy no queda sino su caparazón.

“Es hermoso ver estas cosas. Uno no se alcanza a imaginar que pueda ver estos animales que vivieron hace millones de años A todos los que veo les cuento la historia”, cuenta María Leonisa Jiménez, quien vive en Villavieja y riega las fotos de lo encontrado.

El Ingeominas aprovechó su presencia en la zona no solo para analizar las piezas encontradas en las dos fincas de Villavieja sino para insistir que estas piezas paleontológicas son importantes no por su valor económico porque no tienen precio. Al contrario, importan por su valor cultural que puede explotarse con el incremento del turismo.

Este periódico conoció a través de fuentes del Ingeominas en Bogotá, que el caparazón enorme de una tortuga que fue encontrada en la zona conocida como “Pachingo”  en medio del desierto hace un año y que fue mostrado mundialmente ya está listo para ser devuelto a Villavieja. El problema es que aún no se adecua el museo ni la vitrina especial que confirme que el resto óseo va a ser preservado y expuesto durante años.


Referencia Web
Histórico hallazgo en La Tatacoa. Periódico La Nación. 19 de noviembre de 2010  (http://www.lanacion.com.co/2010/11/19/historico-hallazgo-en-la-tatacoa)  [Última consulta 18.05.2014]
N.A. Desafortunadamente el artículo ya no se encuentra disponible en la red.

 


Todas las imágenes y fotografías aquí publicadas son propiedad de sus respectivos autores.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Peces devónicos de Colombia, diversidad en los mares y ríos de hace 410- 355 millones de años.

Cada período en el que se divide la historia geológica de nuestro planeta nos cuenta un capítulo importante en la evolución de la vida, y ...