martes, 30 de agosto de 2011

Molar de Mastodonte descubierto en el río Cauca


En relación a las noticias de restos de mastodontes descubiertos en nuestro país, en la siguiente noticia se reporta el descubrimiento de un molar por personas que se dedican a la extracción de arena en el río Cauca,

Muela de mastodonte es hallada por dos areneros que extraían material del río Cauca 

Molar de mastodonte sacado del lecho del río Cauca

El hallazgo, que parecía una roca, es de un animal que desapareció de la Tierra hace unos 10.000 años.
"Estamos seguros de que en el sitio donde se halló la muela debe haber un mastodonte enterrado. Para la ciencia sería una maravilla poder recuperarlo, pero no tenemos el dinero para hacerlo", dijo Norberto Tascón, director del Instituto para la Investigación y la Preservación del Patrimonio Cultural y Natural del Valle (Inciva). Cuando el Valle del Cauca solo era llanura, los mastodontes venían a la región en busca de agua.
Según los científicos del Inciva, por lo pesados que eran debieron quedar atascados en medio del fango y perecer. Dos hombres que extraían con su máquina arena del Cauca sacaron un pedazo de roca recubierta de tierra, así que la devolvieron al río.
Al introducir de nuevo la enorme pala vieron que algo brillaba, lo limpiaron y descubrieron ciertas características óseas.
Lo que hicieron los areneros fue llamar al Inciva, entidad que desplazó a sus especialistas hasta el sitio. "Lo que los areneros devolvieron al río fue el hueso donde estaba enclavada la muela. Por lo que lograron extraer se evidencia tejido calcáreo; en ese sitio debió morir un mastodonte", explica Tascón.
 Pero, para extraer los restos habría que excavar a 20 metros de profundidad, desviar el cauce del Cauca y moverse en un diámetro de 50 metros a la redonda, y no hay dinero para hacerlo, agrega. 
Hasta ahora, el único indicio de mastodontes en el Valle eran los huesos de una mano, encontrados hace unos dos años en el municipio de Bolívar, en el norte del departamento. Los areneros siguen con la muela en su casa.
El Inciva quiere hacerle la prueba del carbono 14 para determinar su edad y exponerla en el Museo de Ciencias Naturales, pero quienes la encontraron quieren venderla.
Referencia Web
Muela de Mastodonte es hallada por dos areneros que extraían material del río Cauca. Periódico El Tiempo. 28 de agosto de 2008 (http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-4480828)  [Última consulta 30.08.2011]

Comentario del autor
Dos comentarios antes de finalizar; el autor del artículo desconoce que en el valle del Cauca se han efectuado más hallazgos fósiles ya que solo menciona un hallazgo en la población de Bolívar, desconociendo que en los municipios de Zarzal, Toro, Yumbo y Palmira se han efectuado varios descubrimientos.
Y segundo, no quería dejar pasar esta publicación sin comentar lo triste que es, que en nuestro país se subasten piezas de tan importante valor paleontológico, las leyes tendrían la obligación de proteger estas piezas, y educar a la población, aunque entiendo que este tema se debe debatir, porque la mayoría de descubrimientos son efectuados por nuestras gentes más humildes y con menos recursos, entonces, ¿como “recompensarlos” por sus hallazgos sin provocar la proliferación de “guaqueros” y evitar los saqueos y la destrucción de los sitios paleontológicos?, ¿soluciones?
Todas las imágenes y fotografías aquí publicadas son propiedad de sus respectivos autores.

 


Print Friendly and PDF

domingo, 28 de agosto de 2011

El Mastodonte de Socha, Boyacá


Continuando con los hallazgos de mastodontes en Boyacá, publicaremos la siguiente noticia donde se hace referencia a un descubrimiento en la población de Socha, Boyacá en el año 2009.
Hallazgo de mastodonte y otras especies prehistóricas en Socha

Fig. 1. Detalle de los restos encontrados, donde puede distinguirse una gran mandíbula inferior
El Maestro Antonio María Benítez, pintor primitivista y director del Museo de los Andes de Socha – Boyacá-, tenía conocimiento de un yacimiento fosilífero en la vereda El Alto, en donde se ha encontrado gran cantidad de restos de fósiles de fauna y flora.
Posiblemente se trataba de la orilla de un lago, pantano o río donde las especies animales fueron sepultadas y debido a las propiedades físicas y químicas del terreno se produjo el proceso de mineralización. Puede tratarse de tortugas y caimanes según los estudios comparativos hechos hasta el momento, pero solo la paleontóloga María Páramo, delegada de Ingeominas esta haciendo la investigación científica sobre estas piezas fósiles, después de realizar la visita a este importante reservorio.
La paleontóloga llevó consigo en solicitud de préstamo gran variedad de vertebras, huesos largos, dientes que aun conservan perfectamente su esmalte, placas óseas y coprolitos (defecación fosilizada). Después de realizar el estudio, este material será exhibido en el Museo de los Andes de Socha.
Meses antes que la paleontóloga María Páramo visitara la población, a pocos kilómetros de esta, otro extraordinario hallazgo se produjo. Un fragmento de terreno sedimentado dejo al descubierto partes de enormes huesos. Desafortunadamente, el material expuesto al exterior fue destruido por agentes físicos naturales como la erosión del agua y la lluvia y otras saqueadas sin el conocimiento de que se trataba de piezas de invaluable valor histórico.
Fueron necesarios 45 días de intenso y delicado trabajo para cavar milímetro a milímetro el terreno y sacar en su totalidad los restos fósiles. Se necesitó revestir el material en chaquetas de malla y yeso para poderlo trasladar al área de restauración del Museo de los Andes. Sólo allí, al unir decenas de fragmentos y restaurar sus molares, se pudo constatar de que se trataba de un mastodonte de avanzada edad ya que sus estructuras cónicas dentarias tienen un máximo desgaste debido a la masticación, aunque otras conservan sus estructuras redondeadas en forma de mama.
La restauración fue realizada por el artista plástico y restaurador de arte, Byron Benítez con previa orientación de la paleontóloga María Páramo.
Los restos fósiles estarán exhibidos al público a partir del mes de abril del año 2009 en las instalaciones del Museo de los Andes de Socha –Boyacá-, también estarán disponibles para que el personal científico experto en esta especie de mamíferos pueda realizar los estudios requeridos.
Actualmente el Alcalde municipal de Socha, Hernando Vega Llanos, adelanta el proyecto de realización de una escultura de un mastodonte a tamaño natural en el lugar donde se produjo el hallazgo, para dar comienzo al gran proyecto de la creación de un parque prehistórico donde se realizaran esculturas de todas las grandes especies extintas del país. (Fin /Jhrr).
Referencia Web

Hallazgo de mastodonte y otras especies prehistóricas en Socha. Gobernación de Boyacá, Boletín 054 de 2009. 18 de marzo de 2009. (http://216.38.50.202/~boyaca/?idcategoria=3542)  [Última consulta 28.08.2011]
Habitantes de Socha encontraron los restos de un mastodonte que existió hace más de 10 mil años

Fig. 2. Restos expuestos en el Museo de Los Andes en Socha, Boyacá

En la vereda El Alto de esta localidad fueron hallados los restos del animal. Ahora son exhibidos en el Museo local. Alcaldía construirá una escultura de tamaño real.
En la vereda El Alto del municipio de Socha fueron descubiertos por moradores del sector, ubicado a 30 minutos del casco urbano, fósiles de este gigantesco mamífero que apareció en Eurasia, en la época del Oligoceno, hace unos 65 millones de años, del cual se presume que se extinguió hace cerca de 10.000 años, debido a la caza indiscriminada que realizaron los primeros pobladores humanos de América. Partes de la mandíbula inferior, el omoplato, las vértebras, el cráneo y las costillas del mastodonte hacían parte de este extraordinario hallazgo.
 "En la excavación duramos, junto con mi hermano y unos sobrinos, aproximadamente tres meses y en el proceso de restauración cerca tres años, ya que como esto no tiene ningún apoyo económico y todos tenemos otras ocupaciones, solo podíamos dedicarle tiempo en nuestros ratos libres", señaló Bayron Benítez, artista y restaurador de arte, quien añadió que desde hace dos meses los restos fósiles son exhibidos al público en el Museo de los Andes, situado en Socha. "Al comienzo creíamos que era un dinosaurio por el inmenso tamaño de las partes que encontramos, pero cuando empezamos a extractar los fragmentos de sus molares y a reconstruir las piezas de su cuerpo nos dimos cuenta que era un mastodonte", dijo. Pero fue María Páramo, paleontóloga de la Universidad Nacional, delegada de Ingeominas, la encargada de despejar las dudas. Luego de meses de investigación, Páramo logró constatar que efectivamente se trataba de un mastodonte. "Estos animales ingresaron a América por el estrecho de Bering. Poblaron todo el continente americano desde Norteamérica hasta Argentina, por eso en Colombia, en varias regiones se han encontrado fósiles.
En Boyacá por ejemplo, se han encontrado indicios en Socotá, Jericó y Soatá", dijo Benítez. Aunque provienen de la misma familia de los elefantes, los mastodontes eran más robustos, altos (3.5 metros), largos y pesados (6 toneladas). Tenían pelo grueso que les cubría todo el cuerpo, orejas pequeñas, patas grandes y colmillos que podrían llegar a medir hasta cuatro metros de largo, según la especie. Los mastodontes eran animales más grandes que los mamuts y los elefantes actuales, aunque su contexto ahora es similar.
Referencia Web

Habitantes de Socha encontraron los restos de un mastodonte que existió hace más de 10 mil años. Periódico El Tiempo. 06 de julio de 2009 (http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-5588975)  [Última consulta 28.08.2011]

Fig. 3. Restos expuestos en el Museo de Los Andes en Socha, Boyacá
Comentario del autor
Como ya ha ocurrido en entradas anteriores, y debido al desconocimiento que tiene esta ciencia en nuestro país, queremos aclarar algunos errores que hay en el artículo del periódico “El Tiempo”.
Si bien es cierto que los mastodontes aparecieron en Eurasia en el Oligoceno hace 33 – 23 millones de años, (y no hace 65 millones de años como dice la nota), los mastodontes solo aparecieron en Suramérica en el momento en que el Istmo de Panamá emergió y  unió América del Norte con  América del Sur a finales del Plioceno – principios del Pleistoceno (hace 3 millones de años). Este acontecimiento geológico provocó que los ecosistemas de ambas Américas se cruzaran y a este evento se le conoce como Gran Intercambio Biótico Americano. También hay que indicar que teorías actuales sugieren que la caza por parte del hombre de estos animales no fue la principal causa de su extinción.

Fig. 4. Reconstrucción del mastodonte, expuesta en el Museo de Los Andes en Socha, Boyacá

Referencia

Las  imágenes 2, 3 y 4 han sido sacadas de la Web Panoramio (http://www.panoramio.com), y pertenecen a la galería “Boyacá, Museo Los Andes – Socha” propiedad de Álvaro Bocanegra (http://www.panoramio.com/user/6978420/tags/MUSEO%20LOS%20ANDES%20SOCHA)
 
Todas las imágenes y fotografías aquí publicadas son propiedad de sus respectivos autores.


 


Print Friendly and PDF