sábado, 12 de septiembre de 2015

Desmatochelys padillai, una nueva especie de tortuga marina del Cretácico inferior de Colombia

Solo han pasado unos pocos día desde que se describiera oficialmente el primer dinosaurio para Colombia, el braquiosáurido Padillasaurus leivaensis, y ahora se anuncia la descripción de la que sea posiblemente la tortuga marina más antigua descrita hasta el momento y que ha sido hallada al igual que el saurópodo, en cercanías de Villa de Leyva, Boyacá.


Reconstrucción de una escena en la costa del mar interior de lo que actualmente es Villa de Leyva hace 120 millones de años, la tortuga marina Desmatochelys padillai se arrastra por la playa en la que una vez nació para depositar sus huevos, al fondo dos plesiosaurios alzan sus cuellos y un ictiosaurio salta fuera del agua (*). Reconstrucción realizada por el artista argentino Jorge Blanco.

(*) Recordemos que en la misma zona han sido descritos el plesiosaurio Callawayasaurus colombiensis y el ictiosaurio Platypterygius sachicarum.

El estudio  ha sido dado a conocer en la revista científica Paleobios, publicación oficial del Museo de Paleontología de la Universidad de California, y fue realizado por el paleontólogo colombiano Edwin Cadena del Instituto de Investigación Senckenberg en Frankfurt, Alemania  y por James Parham de la Universidad Estatal de California, Fullerton  Estados Unidos.
En la publicación se describe una nueva especie de tortuga marina fósil del Cretácico inferior  de Colombia, de unos 2 metros de largo y que ha sido bautizada como Desmatochelys padillai. Fue hallada en rocas de la Formación Paja cuya antigüedad se estima en 120 millones de años, lo que la convierte en la tortuga marina más antigua descrita hasta el momento. 
Desmatochelys padillai

Chelonioidea, la Superfamilia de las tortugas marinas
Con el nombre de quelonioideos se conoce a la gran superfamilia en la que se agrupan actualmente a todas las tortugas marinas, tanto extintas como actúales de las que sobreviven unas 7 u 8 especies dependiendo la fuente que se consulte. 
Desde el punto de vista evolutivo las tortugas marinas han sido un grupo de animales sumamente exitoso, prueba de ello son los millones de años que lleva habitando los mares de nuestro planeta sobreviviendo a grandes extinciones como la que acabó con los dinosaurios a finales del Cretácico, aunque desafortunadamente en la actualidad se encuentran muy amenazadas debido a la caza indiscriminada, a la contaminación que sufren los mares (como por ejemplo la muerte por ahogamiento al quedar atrapadas en redes de pesca o por la ingesta de bolsas de plástico que las tortugas suelen confundir con medusas) y al calentamiento global que afecta directamente nuestros océanos.
 Las tortugas marinas se han distribuido por prácticamente todos los océanos del planeta siendo especies altamente migratorias. Se caracterizan por poseer caparazones que se unen lateralmente lo que les proporciona protección ante los depredadores y a los cambios externos de temperatura. Son animales que en condiciones favorables pueden llegar a vivir varias decenas de años según la especie. Son omnívoras y pueden alimentarse de algas, corales, pequeños invertebrados, pulpos y medusas, no tienen dientes pero utilizan su pico córneo que es muy duro y cortante. Se estima que en alta mar pueden alcanzar una velocidad de entre 27 a 35 km por hora,  y aunque no tienen muy desarrollado el sentido del olfato, si tienen muy buena visión y sobre todo un sentido auditivo muy agudo, así como un sentido de la orientación muy desarrollado, lo que les permite regresar a desovar a las mismas playas donde nacieron.

Tortuga laúd (Dermochelys coriácea). National Geographic. Fotógrafo Brian Skerry

A continuación se detalla la clasificación de las especies actuales de Chelonioidea, no hemos incluido las familias, subfamilias, géneros y especies extintas al ser información demasiado extensa, solamente mencionaremos la Familia extinta Protostegidae en la que se clasifica la nueva tortuga descubierta en Colombia:

Orden: Testudines
Suborden: Cryptodira
Superfamilia: Chelonioidea

Familia: Cheloniidae

Subfamilia: Carettinae

Género Caretta
Especie: Caretta caretta  (Tortuga boba)


Género Lepidochelys
Especie: Lepidochelys kempii  (Tortuga bastarda)
Especie: Lepidochelys olivácea  (Tortuga olivácea)


Subfamilia: Cheloniinae

Género Chelonia
Especie: Chelonia mydas  (tortuga verde)


Género Eretmochelys
Especie: Eretmochelys imbricata  (tortuga carey)

Género Natator
Especie: Natator depressus   (tortuga plana)



Familia: Dermochelyidae

Subfamilia Dermochelyinae

Género Dermochelys
Especie: Dermochelys coriácea   (tortuga laúd)



Familia: Protostegidae  (extintas)

Género Desmatochelys
Especie: Desmatochelys lowi
Especie: Desmatochelys padillai


Un poco de historia evolutiva,

Los fósiles más antiguos de tortugas se remontan al triásico, hace aproximadamente 220 millones de años, lo que las convierte en uno de los grupos de reptiles más antiguos y exitoso que existe, más antiguo aún que los lagartos y las serpientes. Una de las tortugas más antiguas que se conoce es Proganochelys, de hace de 210 millones de años, del Triásico superior de Alemania. Estudios recientes han determinado que Eunotosaurus africanus, un reptil hallado en rocas del Pérmico medio de Sudáfrica (260 millones de años), es el eslabón perdido que faltaba para entender la evolución de las tortugas, ya que aunque no tiene el característico caparazón que las identifica, si presenta las estructuras anatómicas que darían origen al mismo.

Las tortugas marinas descienden de las tortugas terrestres que se desarrollaron durante el triásico, y se cree que empezaron a vivir entre la tierra y el mar durante el Mesozoico quizás como método de supervivencia y de adaptación a cambios ambientales que las obligaron a evolucionar desarrollando nuevas características y modificando a su vez partes de su anatomía para adaptarse al ambiente marino, como por ejemplo convirtiendo sus extremidades en aletas y modificando la forma de su caparazón, lo que les permitió partir desde las costas y estuarios del mar de Tethis y pasar largos periodos de tiempo en el mar a donde retornaron definitivamente en el Cretácico, regresando a las playas solo a desovar tal y como lo hacen las tortugas marinas en la actualidad.

La Familia Protostegidae

Los miembros de esta extinta familia de tortugas incluyen a las primeras tortugas que regresaron al océano así como a algunas de las más grandes que jamás hayan existido, algunas alcanzaron tamaños realmente excepcionales como la gigantesca Archelon del Cretácico Superior de Norteamérica que llegó alcanzar los 4,6 m de longitud y un peso estimado de 2 toneladas.


Archelon, Smithsonian National Museum of Natural History


Los protostégidos comparten muchas similitudes con las actuales tortugas laúd, (Dermochelyidae) por lo que algunos autores suelen agrupar ambas familias en una sola Superfamilia denominada Dermochelyoidea. Los Protostegidae fijaron las características anatómicas que caracterizarían a las tortugas de mar a partir de entonces, tenían cuerpo generalmente aplanado y aerodinámico que les permitía reducir la fricción del agua, un caparazón “pequeño” y de peso reducido. Las patas se transformaron en aletas amplias y aplanadas especialmente diseñadas para nadar en el océano, de la cuales las frontales eran más grandes, poseían grandes músculos que les permitían no solo cubrir grandes distancias durante sus migraciones, si no también arrastrarse por las playas cretácicas cuando migraban a depositar sus huevos. Estas adaptaciones se perfeccionaron a lo largo de los millones de años de evolución hasta llegar a las características típicas de las tortugas marinas de la actualidad.
Con relación a su alimentación, se puede decir casi con total seguridad que al igual que sus parientes actuales eran omnívoras, gracias al análisis de los órganos fosilizados de algunos miembros de esta familia, se ha podido determinar que entre su alimentación se incluían pequeños crustáceos. También se han hallado fósiles de protostégidos con marcas de dientes de los grandes depredadores con los que compartían los mares y océanos y al igual que la mayoría de ellos, estas espectaculares tortugas también desaparecieron durante la extinción masiva del límite K/T (Cretácico - Terciario) hace 65 millones de años.

Una clasificación confusa

En este Post hemos incluido las Protostegidae dentro de la superfamilia Chelonioidea  aunque estudios cladísticos recientes entre los que se incluyeron varias especies fósiles incluida la especie Santanachelys gaffneyi  que era hasta la descripción de D. padillai la tortuga marina más antigua descubierta, apuntan a que esta familia de tortugas marinas tiene características muy primitivas que no son compatibles con las Chelonioidea si no que pertenecen al linaje más antiguo de las Cryptodiras y que las similitudes con las Dermochelyidae son consecuencia de la convergencia evolutiva, por lo tanto no deberían incluirse dentro de esta Superfamilia.

El género Desmatochelys

Con el nombre de Desmatochelys se conoce a un género de tortugas cretácicas pertenecientes a la familia Protostegidae cuyo primer ejemplar, Desmatochelys lowi fue hallado en Nebraska y fue descrito en 1894, otros hallazgos posteriores asignados a Desmatochelys han sido hallados en  otros lugares de Norte América como Arizona, Dakota el Sur y en la isla de Vancouver todos hallados en rocas del Cretácico superior.

Distribución de los principales hallazgos de Desmatochelys lowi durante el Cretácico superior de Norte América. (1)

Desmatochelys padillai, la nueva especie de Colombia 
En 1945 Stirton & Durham recolectan cerca de Villa de Leyva un cráneo completo que es asignado en 1989 por D.T. Smith de la Universidad de Kingston provisionalmente y a la espera de una nueva descripción del cráneo al género Desmatochelys, esta nueva descripción llegaría precisamente este 2015 con la identificación del cráneo como correspondiente a D. padillai, además del mencionado cráneo se analizaron otros 3 cráneos que incluían la mandíbula inferior articulada, 2 caparazones parciales y un esqueleto casi completo que fueron recolectados en rocas de la formación Paja en dos localidades cercanas a Villa de Leyva, por los hermanos Mary Luz, Juan y Freddy Parra del Centro de Investigaciones Paleontológicas de Villa de Leyva donde fueron preparados y donde se encuentran actualmente exhibidos.
El paleontólogo colombiano Edwin Cadena con uno de los cráneos de Desmatochelys padillai.

Comparación de tamaños entre un hombre adulto y Desmatochelys padillai, que alcanzaba los 2 m de largo .

El estudio determina que D. padillai es taxón hermano de D. lowi , sus restos fueron hallados en rocas del Cretácico inferior (Barremiense - Aptiense) hace 120 millones de años, lo que la convierte en la tortuga marina más antigua descrita hasta la fecha, ya que supera en al menos 25 millones de años a Santanachelys gaffneyi una Protostegidae del Cretácico inferior de la formación Santana, Brasil a la que se le asigna una edad mínima de 92,8 millones de años.
Santanachelys gaffneyi del Cretácico inferior de Brasil

El hallazgo de D. padillai es importante porque aporta pistas a la ya de por si confusa filogenia  de las tortugas marinas y extiende el registro del Género Desmatochelys hasta el Cretácico inferior sugiriendo un origen para el género en esta área para posteriormente dispersarse hacia el norte y hacia la profunda cuenca interior occidental del mar interior que cubría la actual Norteamérica. 
Actualmente el cráneo de Desmatochelys padillai descubierto en 1945 hace parte de las colecciones del Museo de Paleontología de la Universidad de California UCMP y esta catalogado con el Nº. 38346


Esqueleto de Desmatochelys padillai expuesto en el Centro de Investigaciones Paleontológicas de Villa de Leyva, Boyacá Colombia. Fotografía propiedad del C.I.P.
 

Agradecimientos:
Quiero aprovechar la publicación de este Post para dar mis más sinceros agradecimientos al Dr. Edwin Cadena por la cortesía que siempre ha tenido con este espacio.



Referencias

Edwin A. Cadena and James F. Parham (2015). "Oldest known marine turtle? A new protostegid from the Lower Cretaceous of Colombia". PaleoBios 32 (1): 1–42.

G. S. Bever, Tyler R. Lyson, Daniel J. Field & Bhart-Anjan S. Bhullar. Evolutionary origin of the turtle skull. Nature (Impact Factor: 42.35). 09/2015; DOI: 10.1038/nature14900

Smith DT. The cranial morphology of fossil and living sea turtles (Cheloniidae, Dermochelyidae, and Desmatochelyidae). Kingston Polytechnic, Surrey. 1989. p. 310

Jack m. Callaway and Elizabeth L. Nicholls. 1997. Ancient Marine Reptiles. Academic Press, San Diego, California pag. 219 - 258


Wikipedia (www.wikipedia.org)

(1) Mapa original sacado del sitio http://cpgeosystems.com/globaltext2.html

Todas las imágenes y fotografías aquí publicadas son propiedad de sus respectivos autores.

 






Print Friendly and PDF