lunes, 18 de agosto de 2014

Hallados fósiles de Megafauna en la vereda Doche, en el desierto de La Tatacoa


En esta ocasión el periódico El Colombiano nos trae un reportaje publicado en el año 2012, sobre más hallazgos fósiles en el desierto de la Tatacoa, recordemos que no es la primera vez que se documentan hallazgos de megafauna en esta vereda, tal y como lo documentamos en esta otra entrada del Blog.

En publicaciones anteriores nos hacíamos eco de recientes hallazgos en la vereda La Victoria y en el sitio conocido como “El Peñón de Constantino”; esta vez se informa sobre hallazgos en la vereda Doche, lo que nos demuestra que los fósiles en el desierto afloran por todas partes y que urge un monitoreo más exhaustivo de la zona.


Más y más fósiles salen en La Tatacoa



En el desierto se siguen hallando fósiles de la rica y enorme fauna que habitó hace más de 10 millones de años
Solo con un poco de suerte tras andar corcoveándose en el auto durante 35 minutos por lo que semeja un carreteable que se confunde con la tierra amarilla del desierto, se descubre Doche a la distancia

Este caserío de 80 habitantes, perdido a orillas del río Cabrera es una punta de La Tatacoa, la segunda despensa paleontológica de Colombia y una de las principales de Suramérica que habla de un gran ecosistema que comunicaba el Orinoco con el Amazonas, como han sugerido científicos.

Asentado ya hace años en esta vereda de Villavieja (Huila), Diógenes Angarita cuenta la historia con la sapiencia de quien ha trasegado mucho por la vida y ganado la partida a punta de observar su entorno.

A un lado, Omar Ramírez, presidente de la Junta Comunal, muestra en una carretilla tres docenas de piezas de lo que fue la cabeza del fémur de un megaterio que pobló la región hace 13 millones de años, y otros huesos de este antepasado del oso perezoso. El resto del ejemplar yace en un lugar que no se revela hasta que no lleguen expertos a desenterrarlo. Del hallazgo han transcurrido varios lustros y la esperanza muere de a poco.

Cerca al caserío, que hace parte de los estratos fosilíferos de Los Hoyos en la vía de Villavieja a Doche y a Baraya, no se conocen más hallazgos, comenta Édgar Bustos, otro lugareño. 

Los fósiles abundan en La Victoria y, en especial, La Venta, donde se han hallado 26 formas de peces, 2 de anfibios, 31 de reptiles, 5 de aves y 87 de mamíferos, 151 en total, algunas no identificadas y pertenecientes a distintas épocas, dice un estudio de la Universidad Surcolombiana.

Ramírez muestra la cabeza del fémur y varios huesos grandes. Todos estuvieron en identificación en Ingeominas. Están numerados, pero nunca se excavó el cementerio donde permanece el resto. “Porque no hay carretera”, dice.

El desierto tiene seis zonas de rico contenido fosilífero, identificadas por la Universidad Nacional. El viento y la lluvia entregan sin afanes esos tesoros de aquellos tiempos de grandes animales, como astrapoterio, Purussaurus (caimán de hasta 13 metros), gliptodontes y enormes tortugas.

El año pasado recuperaron en La Victoria una caparazón de tortuga y fragmentos de mandíbula de astrapoterio y Purussaurus.

Animales que resucitan, como espera hacerlo Doche, un caserío sumido en la pobreza y el olvido que busca mejores días gracias a estos fósiles.

La historia no termina aquí

EN DEFINITIVA

La presencia de fósiles en la vereda Doche confirma a La Tatacoa como una enorme despensa paleontológica que presenta la vida del Mioceno. No todo lo hallado se queda allí.

PARA SABER MÁS

DOS PRIVILEGIOS
La Tatacoa es en realidad un bosque seco tropical. Su extensión es 300 kilómetros cuadrados. Fuera de la actividad paleontológica es sitio privilegiado para la observación astronómica.
Muchos fósiles extraídos no han sido devueltos. Andan en museos y universidades en el país y el extranjero, como Kyoto, Duke, París y California.

En La Tatacoa la Gobernación del Huila construirá un parque temático con nuevo observatorio y senderos. El proyecto, de 108.000 millones de pesos, recibirá en España el Premio Conciencia de Biosfera José Celestino Mutis


Referencia Web

Ramiro Velásquez Gómez. Más y más fósiles salen en La Tatacoa. Periódico El Colombiano. 28.08.2012 (http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/M/mas_y_mas_fosiles_salen_en_la_tatacoa/mas_y_mas_fosiles_salen_en_la_tatacoa.asp?iframe=true&width=90%&height=90%)  [Última consulta 02.06.2014] 


Todas las imágenes y fotografías aquí publicadas son propiedad de sus respectivos autores.

 

 

 



 

  Print Friendly and PDF

jueves, 7 de agosto de 2014

Eonatator coellensis, el nuevo mosasaurio de Colombia que posiblementepreservó embriones en su interior



En los últimos años hemos sido testigos de cómo la Paleontología en Colombia ha despertado un gran interés tanto a nivel nacional como internacional gracias a los nuevos e importantes hallazgos que se han dado en época reciente.
Estamos viendo como una nueva generación de investigadores, que desde diferentes áreas y desde diferentes instituciones,  trabajan para fomentar el estudio y la conservación de los yacimientos y de las especies que habitaron nuestro país en el pasado.
Una de esas investigadoras, la Dra. María Páramo, experta en reptiles marinos del Cretácico colombiano, describe  una nueva especie de mosasaurio que ha sido bautizada como Eonatator coellensis y que hasta ahora conocíamos simplemente como “el lagarto de Coello”, y que ya comentamos en una entrada anterior bajo el título "El reptil marino de Coelllo ¿un nuevo Mosasaurio?
Este es el segundo mosasaurio descrito por la investigadora, que ya nombró una nueva especie de mosasaurio hallado en capas del Turoniano del departamento del Huila a la que bautizó como Yaguarasaurus columbianus.
Reino:  Animalia
Filo:  Chordata
Clase:  Sauropsida
Orden:  Squamata
Suborden: Scleroglossa
Familia:  Mosasauridae
Subfamilia:  Halisaurinae
Género:  Eonatator
Especie: E. coellensis (Páramo,2013)

El hallazgo se produjo en el año 2004 al norte del municipio de Coello, departamento del Tolima, en capas pertenecientes al Campaniense, Cretácico superior (83,5 – 70,6 millones de años),  y consta de un esqueleto casi completo de un pequeño mosasaurio perteneciente a la familia Halisaurinae, cuyo registro fósil ha sido hallado también en Norteamérica y Europa.
Su nombre significa “nadador del amanecer de Coello” en alusión a la población donde se encontraron sus restos. Es considerado uno de los mosasáuridos más basales que se conocen, los restos hallados en Colombia comprenden un esqueleto articulado casi completo al que solo le falta el extremo posterior de la cola. La longitud de su cráneo es de 41,5 cm de largo y la del ejemplar desde el hocico hasta la última vértebra caudal es de 2,8 m.

Fósil del Eonatator coellensis. Tomado de Páramo-Fonseca, María E. (2013). «Eonatator coellensis nov. sp. (Squamata: Mosasauridae), nueva especie del Cretácico Superior de Colombia»

Preservación de tejido blando
Además  de ser el Halisaurinae más completo hallado hasta la fecha, E. coellensis destaca por la conservación de tejidos blandos en las áreas correspondientes a las cavidades torácica y abdominal, en zonas donde deberían de encontrarse los pulmones, el hígado, el páncreas, los riñones y las gónadas, además se aprecia lo que parecen ser fibras musculares (músculos intercostales dorsales) y piel en la zona ventral del cuello. Debemos aclarar que la conservación de este tipo de material fósil se manifiesta por la presencia de manchas fosfáticas ubicadas en las zonas antes descritas.


Reconstrucción de Eonatator coellensis. (cortesía © Zimices)

Evidencia de ovoviviparismo
Otra de las características más importantes de E. coellensis es que gracias a su excelente estado de conservación, se pueden apreciar lo que parecen ser evidencias de embriones en su interior, ya que justo por debajo de la columna vertebral se encuentran restos de pequeñas vértebras articuladas que el estudio descarta sean restos de peces y cuya morfología es similar a la de los mosasáuridos, aun así no se han detectado elementos esqueléticos diagnósticos como restos craneales o dientes que permitan afirmar con total seguridad que dichos restos pertenezcan a embriones de E. coellensis, aunque todo apunta a que estamos ante nueva evidencia de restos de mosasáuridos adultos asociados a restos de embriones.


Cráneo de Eonatator coellensis. Tomado de Páramo-Fonseca, María E. (2013). «Eonatator coellensis nov. sp. (Squamata: Mosasauridae), nueva especie del Cretácico Superior de Colombia»
Como comentario final quería añadir que actualmente se encuentra en estudio un cráneo de mosasaurio hallado en capas del Coniaciense inferior del departamento de Santander, por lo que muy pronto tendremos la que será la tercera descripción de un miembro de la familia mosasauridae descubierto en nuestro pais.
Referencias
Páramo-Fonseca, María E. (2013).«Eonatator coellensis nov. sp. (Squamata: Mosasauridae), nueva especie del Cretácico Superior de Colombia».



Galería fotográfica








Ampliación de la noticia, publicada en la Agencia de Noticias de la UN, 16.02.2015

 
Todas las imágenes y fotografías aquí publicadas son propiedad de sus respectivos autores.





Print Friendly and PDF